Recientemente hemos estado viendo varias noticias de juegos retro que se venden a precios tremendamente altos, como por ejemplo una copia de Super Mario Bros. para NES vendida por 2 millones de dólares como el caso más reciente e impresionante. Si bien parece que hay cierto auge en el interés por esta copias en un estado muy bueno y exclusivas, hay quien piensa que algo apesta en todo esto.

En concreto, el periodista Karl Jobst afirma en un vídeo de 52 minutos que tanto la empresa Wata Games que se encarga de calificar el estado del juego y la casa de subastas Heritage Auctions, están cooperando en una trama para artificialmente inflar el valor de los juegos retro para incrementar sus ganancias, ya que ambas firmas se llevan una comisión por cada una de estas ventas.

En su investigación, Jobst afirma que que tanto Wata como Heritage están manipulando los precios bajo una trama de notas de prensa y entrevistas en los que van asegurando las ventajas de invertir en el mercado retro, como un mercado en auge y que lo seguirá estando en los próximos años. Lo que lleva a Wata a cada vez valorar más alto los juegos que verifica, para que luego Heritage pueda subastarlos a un precio mucho más alto e incrementar notablemente las comisiones por la venta.

Heritage Auctions ya ha negado las acusaciones y ha afirmado que les hubiera gustado comentar acerca del asunto con Jobst antes de publicara el vídeo, ya que según la casa de subastas el vídeo contiene muchos malentendidos de los hechos y conclusiones desacertadas. Finalmente invitan al periodista a discutir el asunto, ya que creen que las acusaciones de manipulación del mercado son graves, similares a la ilegalidad o directamente faltas de ética, algo que aseguran que no es la manera de trabajar de Heritage, donde se enorgullecen de su transparencia y de ser un casa de subastas hecha por y para los coleccionistas. Wata en cambio ha declinado por ahora hacer ningún tipo de respuesta.

Desde luego el mercado retro ha alcanzado precios altos de venta que podrían considerarse excesivamente sospechosos, ya que no solo el caso de Super Mario Bros. de NES llamó la atención, sino que el pasado mes vendían Super Mario 64 por 1.56 millones de dólares y anteriormente se había vendido una copia de NES de The Legend of Zelda por 870.000 dólares. Casos que resultan extremadamente sospechosos, ya que por ejemplo la misma copia de Super Mario Bros. se vendió en Ebay en 2017 por tan solo 30.000 dólares e incluso Wata había verificado varis copias del juego en 2019 ya por poco más de 100.000 dólares.

El mercado de las subastas para coleccionistas y de arte siempre está en el punto de mira de muchos críticos, ya que se dan muchos casos de ventas que la propia lógica dice que se han vendido a precios extrañamente inflados o elevados, pero hasta ahora ha sido muy complicado demostrar la relación de las casas de subastas con casos de blanqueo de capitales o otros negocios sucios, más allá de las especulaciones de inflar el mercado como ocurre en esta ocasión para mejorar las comisiones por venta de las propias casas de subastas.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios