Algunos desarrolladores se quejan de los juegos intergeneracionales, ya que es dificil tener en cuenta la CPU de PS4 y Xbox One

0
17

El problema de la CPU de las actuales consolas PlayStation 4 y Xbox One ha vuelto a salir a relucir con los juegos intergeneracionales que se lanzarán para la actual y la próxima generación, ya que la CPU Jaguar que equipan las consolas actuales es tremendamente limitada comparada con la nueva generación y esto está causando problemas de desarrollo.

John Linneman de Digital Foundry ha sido uno de los primeros en poner sobre la mesa este problema, ya que según el los desarrolladores no quieren seguir programando para las CPU Jaguar de poca potencia y que programar juegos “crossgen” se están volviendo una experiencia dolorosa entre los desarolladores a los que ha consultado.

Según Linneman, también existe una extraña aversión por los exclusivos de la nueva generación, como si lanzar un juego exclusivamente para las nuevas consolas fuera una practica “anti-consumidores”. Linneman compara con el lanzamiento de Mario 64 en Nintendo 64, el cual no fue lanzado en SNES y fue una gran idea.

Liza Shulyayeva, ingeniera de software en EA Dice también confirma las teorías de Linneman, hablando de la dificultad de programar juegos para ambas generaciones, ya que según ella no es tan fácil como presionar un botón para soportar 10 plataformas en vez de 9.

Crear y certificar juegos para un grupo de objetivos es difícil independientemente del uso del hardware. Los problemas de compatibilidad en los SDK y otras herramientas son una cosa, al igual que las limitaciones de personal e infraestructura. No es cuestión de hacer clic en un extra para admitir 10 plataformas frente a 9.

Ciertamente soportar lanzamientos intergeneracionales es un alivio para muchos consumidores que podrán seguir disfrutando de novedades en sus consolas actuales aunque no hayan dado el salto a la nueva generación, pero desde el punto de vista técnico y de desarrollo, el juego se verá limitado a lo que la CPU Jaguar de esas consolas pueda hacer a 30fps (o menos si contamos las caídas claro). En un primer momento vamos a ver muchos juegos que optarán por simplemente duplicar el framerate hasta los 60fps, e incluso alcanzar los 120fps en algunos casos, lo que es una muestra clara de lo muy obsoleta que está la CPU de PlayStation 4 y Xbox One en todas sus versiones.

En lo que no estoy de acuerdo es en que esto se esté haciendo de alguna manera para beneficiar al consumidor, ya que el principal beneficiado es la desarrolladora, que evita de esta forma vender un juego exclusivo de nueva generación durante el lanzamiento de las consolas, lo que supone que es el momento en que menos PlayStation 5 y Xbox Series X y S van a haber en el mercado. Lanzando juegos para la actual generación se accede a una base de consolas mucho mayor y por lo tanto las opciones de mejorar las ventas aumentan significativamente.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.