En los últimos años hemos vivido cambios en los videojuegos más allá de su apartado gráfico o artístico, ya que cada vez es más común ver juegos más atrevidos en cuanto a la diversidad, feminismo, contenido LGTB y otros factores que en otra época, permanecían ignorados en pro de una línea única de creatividad, donde la historia de la princesa rescatada, los personajes de aspecto perfecto, poderoso y/o sexualizado, siempre han sido la norma. Han pasado muchos años, y las normas no escritas se han roto, ya que las redes se han convertido en un escenario para poder señalar las desigualdades e injusticias de la industria.

Sin embargo, a pesar de que los videojuegos cada vez son más abiertos a todo tipo de temas, sexualidades y personajes de todo tipo fuera de los estándares, la comunidad de jugadores, compuesta por todo tipo de ideologías, simplemente ha multiplicado las polémicas exponencialmente, ya que cada decisión creativa tiene a algún grupo que la critica o la rechaza, y no estoy hablando de que se tenga la razón o no, eso lo dejo para más adelante.

La última victima de estas polémicas es Aloy de la franquicia Horizon, ya que la exclusiva de PlayStation desarrollada por Guerrilla Games ha decidido hacer un ligero cambio en su protagonista de cara a su secuela, ya que algunas personas creen que Aloy ha ganado algo de peso en su nuevo diseño para Horizon: Forbidden West y esto parece suponer un problema.

Obviamente vamos a entrar el la línea del machismo en lo que a criticar a Aloy se refiere, ya que las acusaciones de “gorda” vertidas en las redes, los continuos memes y otras bromas sin gracia alguna, solo son un espejo de lo que puede llegar a tener que soportar una mujer en el mundo real, donde parece que las protagonistas de los videojuegos, películas o series, han de ser prácticamente modelos a su forma de ver perfectas. Aloy es un personaje virtual y no va a tener que aguantar personalmente estas barbaridades, pero obviamente a Guerrilla Games le está cayendo encima una ola enorme de odio sin sentido alguno.

Por mi parte no voy a entrar tampoco en el argumentario de quien justifica el aspecto de Aloy por el escenario postapocalíptico y obviamente la falta de productos de belleza, ya que considero que el aspecto de Aloy, como el de cualquier otra persona de este mundo, es completamente respetable y te puede gustar más o menos en lo personal, pero eso no es motivo para una campaña de acoso o resaltar un sobrepeso inexistente. Aloy es un personaje de ficción, diseñado especialmente para esta historia y eso me lleva al punto principal de este articulo, Dejemos a los creativos ser creativos.

Aloy en Forbidden West

Una de las cosas que me vienen molestando (y creo que no soy el único) desde hace años es que ahora todo es criticable, todo es censurable y prácticamente un diseñador, creativo o director, parece tener que consultar un guion de que puede hacerse y que no en el contenido moderno, ya sea porque ha de incluirse un mínimo de diversidad, a personajes fuera de los constructos estándares de belleza y todo tipo de líneas de lo considerado políticamente correcto hoy en día. Obviamente existe el movimiento contrario, que también criticará el hecho de que “se fuerce” la entrada de historias más diversas, personajes fuera de los estándares, o que algunas franquicias ya establecidas, como vimos en la polémica por Abby en The Last of Us hagan un viraje a una historia LGTB.

Esto implica que historias como la de Final Fantasy XV, donde los protagonistas son un grupo de cuatro hombres, causarán un gran revuelo polémico en su momento, ya que se criticó al grupo protagonista por la ausencia de diversidad tanto de sexo, como de raza, disculpando un poco al colectivo LGTB, con una pizca de picante con algo más que el bromance en la historia. ¿Significa esto que este tipo de historias ya no son aceptables en el panorama actual?

Creo firmemente que hay dos bandos perfectamente diferenciados, aunque no todos los participantes están dispuestos en los sectores más radicales, podríamos hablar de un sector conservador y de otro más progresista, ambos con muchos argumentos razonables y debatibles. El problema surge cuando aparecen las posiciones radicales, tóxicas y con argumentos difícilmente razonables o debatibles, es el caso de Aloy está gorda“, pero también el de “este personaje no debería existir porque fomenta una imagen inaceptable de una mujer”, normalmente por la presencia de curvas imposibles o pechos enormes. No creo que ambos lados sean comparables en gravedad de lo que se dice o expresa, sino que la comparación va más con el objetivo final, que es la censura, cancelación o requerir cambios en el contenido por unos motivos u otros.

No me queda duda que detrás de la campaña contra Aloy, hay un gran componente misógino o machista, despreciable y no debatible, ya que desde mi opinión Aloy está perfecta tal cual está diseñada, en Zero Dawn y en Forbidden West, el personaje evoluciona y eso ha de dejarse ver de alguna manera en cambios físicos o de comportamiento. Pero también criticaré el hecho de que no puedan realizarse obras de ciertos estilos, porque no entran dentro de lo políticamente correcto.

Los juegos o el contenido en general no pueden, ni deben, adaptarse a las ideologías. La creatividad ha de ser libre para evolucionar las historias, sus personajes o si es necesario, crear algo completamente nuevo. Todos hemos vivido el hate hacía la película protagonizada por la Capitana Marvel y como Brie Larson se llevaba un tsunami de hate por acusarse de ser forzada y excesivamente feminista, pero luego muchos de los que vimos la película (me incluyo), descubrimos que era otra cinta interesante del MCU, aunque su papel en Endgame pudiera parecer algo pretencioso para ser una nueva incorporación.

En resumen, creo que no aporta ningún beneficio a la comunidad de jugadores, ni al usuario de cualquier contenido, que se siga fomentando la critica tóxica, sin sentido y con una argumentación que va poco más allá de la censura “porque esto no me gusta”. Menos cuando cada vez son más los elementos que han hecho del odio y la critica fácil su forma de vida en redes sociales o plataformas de vídeo, ya que buscan el rechazo para poder visibilizarse más y seguir creciendo.

Debe haber un espacio para todo tipo de historias y personajes, Aloy es perfecta, las historias LGTB o de otras razas son perfectas y me alegro mucho de que cada día sean más visibles, no solo eso, también más populares, que al final es lo más importante para su integración y visibilización natural.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios