AMD ha presentado esta semana sus resultados financieros del segundo trimestre y como siempre ha hablado del futuro para los próximos meses y años de la compañía para intentar convencer a los inversores de que mantengan la confianza en una AMD que cada vez se encuentra más fuerte.

El principal de los planes de AMD pasa por su tercera generación de procesadores Ryzen, que estarán basados en la segunda iteración de la arquitectura “Zen2” y en el nodo de 7nm de TSMC. AMD de está manera lanzará procesadores Matisse para la plataforma AM4, Castle Peak como nuevos Threadripper y Picasso como nuevas CPU+GPU.

El lado más interesante ha sido los comentarios de Lisa Su acerca del futuro después de Zen2, del cual ya sabíamos que se anunció Zen 5 como sustituto de Zen 3 para el futuro de la arquitectura.

Según la doctora al cargo de AMD, después de Zen2 llegarán dos optimizaciones del nodo a 7nm, de las cuales entendemos que podría ser la primera Zen2+ y Zen2++, aunque la segunda optimización podría estar basada ya en la tercera iteración de la arquitectura Zen3.

Esta estrategia cobra sentido ya que Lisa Su ha hablado acerca del nodo a 5nm, el cual llegaría después de las dos optimizaciones de nodo a 7nm. Con lo que cobra bastante sentido la posibilidad de que Zen5 sea la arquitectura que introduzca el nodo a 5nm. Un nodo del que la propia Lisa Su habla ya como muy competitivo.