AMD ha anunciado que la Dr. Lisa Su presentará la conferencia en el CES 2019 el próximo 9 de enero de 2019, en la cual se presentarán los nuevos productos de CPU y GPU a 7nm de la compañía, tanto para computo como para gaming.

AMD quiere dar el salto rápidamente a los 7nm aprovechando los problemas de Intel con su producción a 14nm y más todavía cuando hablamos del paso a los 10nm. De hecho, AMD ha conseguido en las últimas semanas aprovechar los problemas de stock de su competidora y su segunda generación de procesadores Ryzen ya domina el mercado de las CPU en muchos de los mercados.

AMD presentará en el CES 2019 sus nuevas CPU basadas en “Zen 2”, las cuales además de ser fabricadas a 7nm podrían introducir un mayor numero de núcleos. Ya que hasta ahora las informaciones señalan que los nuevos die Zen 2 aumentarán de 4 hasta 6 u 8 núcleos. Este cambio de conteo por die permitirá a AMD fabricar nuevos procesadores EPYC de entre 48 a 64 núcleos dependiendo del conteo final, mientras que Threadripper podría mantener el máximo de 32 núcleos con un menor consumo y Ryzen podría disponer de un máximo mayor.

Para Ryzen las novedades de los die podrían suponer ofrecer procesadores de seis o ocho núcleos basados en un único die, sin padecer el problema de latencias por la intercomunicación entre la pareja de die de su encapsulado. Mientras que AMD podría ofrecer procesadores de 12 o 16 núcleos en su plataforma básica, aumentando la apuesta frente a una Intel que solo dentro de unos días estrenará su primer procesador de 8 núcleos en su plataforma de sobremesa no entusiasta.

El caso de las GPU es ampliamente diferente para AMD, ya que a pesar de los triunfos en el mercado de la criptominería con sus series RX 400, RX 500 y RX Vega, en el mercado Gaming se ven claramente superados por NVIDIA. La falta de novedades tampoco ayuda a una AMD que sigue vendiendo su arquitectura Polaris en la gama media, mientras que la arquitectura Vega no ha podido hacer frente a la Serie 10 de NVIDIA en la gama alta.

AMD supuestamente está preparando una nueva serie RX 600 basada en Polaris, que debería llegar para terminar con los últimos meses del año y que aprovechará el nodo a 12nm para introducir novedades en cuanto a frecuencias, consumo y potencia. Lo que no está claro es si AMD introducirá en esta nueva serie la memoria GDDR6, un cambio importante que podría aportar un mayor ancho de banda e incluso mejores expectativas de rendimiento para el campo de la minería.

En cuanto al futuro, poco se sabe de la arquitectura Navi y de los modelos que serán fabricados a 7nm. Durante mucho tiempo se ha hablado de que AMD podría tomar una estrategia similar a Ryzen en el mercado de GPU, con die más pequeños e intercomunicados, lo cual haría más rentable este mercado a cambio de nuevos retos de afrontar esta nueva estructura.

También desconocemos si AMD va a apoyar de alguna manera el Raytracing en los nuevos modelos de GPU que llegarán al mercado o si bien está técnica quedará reservada a la arquitectura Arcturus que sucederá a Navi en el año 2020.

Comentarios