Aunque los procesadores Ryzen de segunda generación basados en Zen+ y producidos a 12nm aún prácticamente están distribuyéndose entre los nuevos equipos donde serán instalados, algunos ya están pensando en su tercera generación basada en Zen 2.

Zen 2, que llegará en 2019 fabricando los nuevos procesadores en el nuevo nodo de 7nm pretende ser una actualización más importante de la estrategia de AMD en el mercado de CPU. Entre las principales novedades destacará un aumento del IPC (Instrucciones por ciclo de reloj) y un aumento de núcleos.

En cuanto al aumento de IPC, la cuenta de Twitter de Bits and Chips ha revelado como rumor que este podría llegar a ser hasta el 13% de media, un aumento que sería frente a Zen+ que ya aumento el IPC en un 3% respecto a los primeros procesadores Ryzen.

Este IPC según comenta esta fuente sería en aplicaciones de tipo científico, donde el multinúcleo es clave para realizar grandes tareas de procesamiento. Por lo que el aumento de rendimiento en gaming dependerá realmente del uso del mayor numero de núcleos posible o de un aumento del rendimiento por núcleo ya sea por frecuencias o por mayor potencia de por si.

Comentarios