Llega todo un monstruo entre los equipos portátiles a Gamerbits, ya que Dell nos han enviado para testear su Alienware Area-51M R2 17, un único en su clase con novedades muy interesantes y hardware a la última.

Primeramente el nuevo Alienware Area-51M R2 17 llega equipado con un procesador Intel Core i9 10900 de socket 1200 LGA como el que encontraríamos en los equipos de sobremesa, capaz de alcanzar en Boost los 5Ghz para sus 10 núcleos y 20 hilos con un TDP de 65W que garantiza que su potencia no se verá comprometida. El equipo se acompaña por una GPU RTX 2070 SUPER 8GB GDDR6, de 32 GB de memoria DDR4-3200 (en nuestra unidad funciona a 2933 Mhz), un SSD de 512 GB NVMe y un HDD de 1TB. El equipo se completa con un teclado que incluye la parte numérica con iluminación RGB, un potente sistema de sonido y un impresionante panel IPS de 360Hz Full HD que hará las delicias gaming de cualquiera.

Por supuesto, se trata de un equipo configurable como nos tiene acostumbrado Dell y Alienware, pudiendo optar desde un más humilde Core i7 10700 con GPU desde una GTX 1660 Ti, hasta llegar hasta el Core i9 10900K junto a una RTX 2080 SUPER con su configuración máxima que podemos variar también de elección de memoria RAM o almacenamiento. El panel de 17 pulgadas también puede escogerse entre 3 modelos, ya que encontraremos resoluciones Full HD de 144Hz o 300Hz ideales para gaming con soporte G-Sync, y finalmente un panel 4K a 60Hz más centrado en ofrecer mayor compatibilidad de gamas de color.

Vistazo exterior

El Alienware Area-51M R2 17 no tiene un aspecto agresivo, ni excesivamente llamativo como si ocurre con otros equipos tope de gama gaming del sector, llegando con una combinación de dos colores solo adornada por el logo de Alienware en la parte trasera de la pantalla y un borde LED RGB en su parte trasera. Se trata de un equipo de grande proporciones y de un peso considerable de hasta 4,7 KG en la opción más potente, sin contar con la doble fuente de alimentación que incorpora.

Encendemos el equipo por primera vez y se nos muestra todo el abanico de iluminación RGB AlienFX que incorpora tanto en teclado, como en touchpad como en su logo y su zona posterior, el equipo pasa de un look bastante serio a uno algo más vistoso pero comedido en cuanto a RGB.

Como podréis observar el teclado se ofrece en una configuración completa y disposición inglesa de teclas (no hay Ñ), el cual se ha ubicado en un pequeño desnivel. El teclado se acompaña de un touchpad que se ilumina cuando hacemos contacto con el.

Debo decir que el teclado me ha sorprendido por ser bastante cómodo para jugar a pesar de ser de teclas de bajo perfil, algo que acompañado de un ratón gaming ya nos deja con lo necesario para jugar fuera de casa tanto como sea necesario.

Aquí podéis ver más de cerca el teclado de calidad del Alienware Area-51M R2 17, con su iluminación RGB configurable.

Una muestra del touchpad encendido después de tocarlo.

En la parte baja de la pantalla veremos como hay una pequeña cámara, no se trata de una segunda webcam, sino que se trata de un sensor de seguimiento ocular que nos aporta algunas funciones adicionales o en el lado más mundano apaga la pantalla cuando no estamos mirando para conservar la batería o reducir el consumo eléctrico.

La rejilla que nos acompaña al teclado en toda su extensión se trata de una configuración cuádruple de altavoces que nos va a ofrecer un sonido más que excelente.

En el lado derecho del equipo vamos a encontrar un lector de tarjetas SD, dos puertos USB 3.1 y una de las cuatro rejillas de ventilación con las que cuenta el equipo.

El lado izquierdo del equipo nos propone un puerto USB Tipo C y uno de Tipo A, ambos de tercera generación. Disponemos también de jacks para auriculares y micrófono, además de otra de las rejillas de ventilación y un bloqueo kensington por si fuera necesario disponer de un candado de seguridad.

La parte trasera si nos muestra dos rejillas de un tamaño superior para la ventilación del equipo, por donde mayormente se va a expulsar el calor de estas configuraciones tan extremas. En cuanto a puertos traseros tenemos un puerto HDMI, un mini Display Port, un puerto Ethernet Killer compatible con redes de hasta 2,5 Gbps, un puerto Alienware Graphics Amplifier por si decidimos añadir gráficos externos y dos puertos de alimentación para conectar las dos fuentes externas.

La parte baja del equipo dispone de una generosa rejilla en configuración de panal desde donde las dos turbinas interiores pueden recoger aire fresco para el equipo, una tarea que se ha facilitado gracias a la doble peana del equipo que lo eleva casi 1cm en su parte posterior para mejorar la entrada de aire. En cuanto a las posibilidades de abrir el equipo, solo los seis tornillos que podemos ver en la foto nos separan de su interior, por lo que es fácilmente actualizable.

Finalmente terminamos el vistazo exterior con las dos fuentes de alimentación que llegan con esta configuración, una de 180W y una segunda de 330W de mayor tamaño, lo que nos da una idea aproximada del consumo del equipo total para necesitar tal configuración. Ambas disponen del mismo conector de tonel trasero y no importa como se conectan a los dos puertos traseros.

Vistazo interior

Abrimos el equipo para dar un vistazo a que nos espera en su interior, lo que nos descubre un interior muy solido con varias capas de estructura que pueden desmontarse dependiendo de nuestras necesidades de mantenimiento o actualizaciones, solo quitando la tapa ya podremos acceder al disco duro mecánico, al SSD NVMe que lleva un disipador, a la memoria RAM, a la batería, a la tarjeta WiFi en formato M.2 y a un segundo puerto M.2 en caso de que queramos ampliar el almacenamiento NVMe.

El equipo cuenta con 32GB de memoria RAM DDR4 en dos módulos ya instalados y una batería de 90Wh que nos va a aportar algo más de una hora de autonomía.

Como podemos ver la turbina del equipo cuenta con un número de aletas muy elevado lo que debería mejorar su eficiencia a bajas revoluciones y aportar un gran rendimiento en caso de aumentar las RPM para los casos de mayor consumo. Tanto la GPU como la CPU se encuentran protegidas por una segunda carcasa a la que se puede acceder retirando cuatro tornillos más, la cual también esconde la configuración de heatpipe. La RTX 2070 SUPER llega en el habitual formato MXM3, mientras que el Core i9 llega con un socket LGA 1200 como el que encontraríamos en un equipo sobremesa, algo que nos permitiría actualizar el equipo a nuevas GPU en este formato o nuevas CPU si Intel lanza nuevos procesadores para el mismo socket (y obviamente si Alienware actualiza la BIOS de su placa para poder soportarlos).

El lado derecho esconde la CPU al lado de una segunda turbina hermana de la anterior, el total de heatpipe es de seis, con siempre cuatro en contacto con GPU y CPU, mientras que los dos restantes reparten el calor entre los cuatro radiadores que refrigeran el equipo. Para rematar la jugada, el Alienware Area-51M R2 17 utiliza cámaras de vapor para obtener un rendimiento supremo, pero eso lo veremos mejor en las pruebas del equipo.

Aquí una muestra de la configuración de heatpipes del equipo y como se comporta la refrigeración del mismo.

REFRIGERACIÓN AVANZADA Y ACTUALIZACIONES DE RENDIMIENTO

Finalmente os muestro esta disposición del puerto M.2 opcional, que nos dejará este SSD inusualmente en el aire.

Pruebas

En cuanto a las pruebas, hemos elegido tres juegos recientes: Death Stranding, Horizon: Zero Dawn y Borderlands 3, mientras que hemos escogido a Final Fantasy XV por ser un juego muy exigente en todos los sentidos para el hardware. Como se puede observar el equipo se comporta excelentemente en cualquiera de los títulos por encima de los 60fps y en algunos casos supera los 100fps en las configuraciones máximas, aunque por mi parte recomiendo bajar a las configuraciones Alto si queremos sacarle más partido al panel de 300 Hz, ya que así superaremos los 100 fps más habitualmente.

En cuanto a la sonoridad y temperaturas, la prueba ha incluido una sesión de juego de más de una hora a un juego tan exigente como puede ser Final Fantasy XV (el vídeo se ha tomado tras una hora como muestra), lo cual nos ha arrojado una temperatura de CPU entre los 80 grados y los 90 grados que ha ido variando, mientras que la GPU se ha situado siempre entre los 72 y 76 grados, temperaturas normales para un equipo portátil con un amplio margen de ajuste de ventilación, ya que en su configuración básica las dos turbinas son prácticamente inaudibles.

En cuanto a la sensación térmica, la temperatura se traduce en un teclado caliente que desprende algo de calor, tras una hora de juego el teclado nunca llega a molestar al contacto, aunque las zonas más cercanas a la ventilación lateral si pueden ser algo más molestas. El equipo expulsa la mayor parte del aire caliente por sus rejillas traseras, por lo que es recomendable dejar un espacio abierto, aunque también disponemos de tres perfiles de ventilación que nos permiten elegir entre rendimiento, balanceado o enfriamiento, e incluso un par de perfiles de overclock para afilar la potencia.

Conclusiones

Llegados a este punto el Alienware Area-51M R2 17 ha demostrado ser uno de los equipos portátiles de más calidad del mercado actual, con una configuración gaming que convencerá a los más exigentes, ya que podemos aprovechar toda la potencia en su generoso monitor de 300 Hz, o conectar el equipo a un monitor o televisor 4K y seguir disfrutando de esta configuración tan potente. Por supuesto esto también depende de la configuración que elijamos, pero la más humilde con un Core i7 y una GTX 1660 Ti junto a un panel de 144Hz ya ofrece todas las garantías para jugar en 1080p sin demasiado esfuerzo.

Como es habitual, los portátiles gaming suelen tener un público especifico para cubrir ciertas necesidades y suponen siempre un desembolso mayor que un equipo sobremesa, pero la combinación que nos aportan para testeo con un Core i9 10900, 32GB DDR4, RTX 2070 SUPER, SSD NVMe y panel de 360Hz (se ha actualizado el panel desde los 300Hz hasta los 360Hz) asciende a unos 3550 euros en la propia tienda de Dell, lo que supone un precio bastante mayor a una configuración similar a la de sobremesa. El lado positivo por su puesto está en poder moverse con el equipo a cualquier parte y poder seguir disfrutando de una configuración gaming tan agresiva.

En el lado físico tenemos un equipo que está excelentemente construido, con una solidez que muchas veces se hecha en falta en otros fabricantes que dicen ser los mejores del mercado, el Alienware Area-51M R2 17 destaca por ser tremendamente solido y por un diseño cuidado sin olvidar lo importante que es el factor ventilación para este tipo de ordenadores. Un ejemplo claro está en las sesiones de juego, donde mientras otros equipos se convierten en auténticos “aviones” de la sonoridad, este mantiene una sonoridad baja jugando en el límite de temperaturas y solo elevando los ventiladores cuando es necesario, lo cual consigue que podamos usar el equipo sin necesidad de auriculares, algo que se agradece dado el sistema de sonido de calidad excelente que se ha instalado.

En conclusión, si la idea es hacerse con un equipo portátil gaming de calidad no deberíais dejar pasar la oportunidad de valorar el Alienware Area-51M R2 17 por encima de otros modelos de la gama alta, os aseguro que no os decepcionará y lo valoro así otorgándole nuestro galardón de Platino, nuestra mayor recomendación.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios