Análisis – Alienware R10 Aurora Ryzen Edition

0
53

Hoy os presentamos un análisis de un equipo de sobremesa completo premontado, se trata del Alienware Aurora Ryzen Edition, una edición especial del Alienware Aurora que destaca por ofrecer a sus usuarios los procesadores AMD Ryzen de serie 3000 basados en la arquitectura Zen 2.

Como suele ser habitual en Dell y en la gama Alienware Aurora, el equipo puede configurarse desde la web a nuestro gusto desde un modesto Ryzen 5 3500 acompañado de 8GB de memoria DDR4 y una GeForce GTX 1650 4GB, hasta las configuraciones más potentes de CPU AMD incluyendo los Ryzen 9 3900X y Ryzen 3950X, con configuraciones NVLINK de GeForce RTX 2080 Super o GeForce RTX 2080 Ti, aunque hay algunas configuraciones que incluyen modelos de GPU AMD como pueden ser las RX 5700.

Nuestro equipo de pruebas llega con una configuración equilibrada de rendimiento y precio, que incluye un Ryzen 7 3700X de 8 núcleos y 16 hilos, junto a dos modulos de memoria DDR4 en doble canal a 2666 Mhz para un total de 16GB de memoria RAM, la placa base está basada en el chipset X570 siendo un modelo propio de Dell, mientras que en GPU se ha optado por una NVIDIA GeForce RTX 2070 SUPER 8GB personalizada con un diseño blower. En cuanto a almacenamiento, el equipo utiliza un SSD de 256 GB NVMe de unidad principal, mientras que se incluye una unidad HDD SATA de 1TB como almacenamiento adicional.

La nueva configuración del R10 no incluye unidad óptica y tampoco puede incluirse opcionalmente ya que el chasis no ha reservado un espacio para este cometido. Sin embargo mantenemos la conectividad Wi-Fi con una tarjeta inalámbrica Qualcomm 2×2 802.11ac con Bluetooth 4.2 incluida.

Alienware R10 Aurora Ryzen Edition – Inspección exterior

El nuevo Alienware R10 Aurora Ryzen Edition ha cambiado dramáticamente su diseño frente a los acabados más cuadriculados del pasado y esta vez opta por un diseño redondeado con un frontal diseñado para ser una entrada de aire completa, movilizando toda la conectividad en su centro para dejar espacio en sus laterales para la ventilación.

Debo decir que el nuevo diseño me convence más en cuanto a refrigeración que los anteriores modelos, ya que el frontal ahora permite una entrada de aire más convincente que beneficiará a la zona superior donde se alberga la CPU, mientras que el modelo anterior se centraba más en la refrigeración de la zona de la GPU, dejando a la CPU un espacio más secundario. La fuente de alimentación sigue posicionada en el lateral tomando el aire fresco desde el exterior y expulsando por la parte trasera, aunque en esta ocasión se ha separado la rejilla de la fuente de la zona GPU físicamente en el lateral, aunque se mantiene sin ventilador completamente pasiva.

El nuevo frontal alberga tres puertos USB 3.1 tipo A, con dos de ellos compatibles con la carga mientras el equipo está apagado y un puerto USB 3.1 tipo C. La conectividad de auriculares con jacks independientes para la salida de audio y la entrada de micrófono se traslada a la zona baja, mientras que en la zona alta se opta por un botón de encendido con el logo de Alienware que acompaña iluminación con todo el borde del frontal.

La conectividad trasera repite de forma muy completa como en anteriores modelos, aprovechando gran parte del espacio disponible de la zona IO trasera. En cuanto a audio tenemos una salida óptica y RCA, mientras que mantenemos la habitual configuración de 6 salidas jack para el audio 7.1. En cuanto a USB, tenemos un total de 11 puertos USB, diez de Tipo A y un onceavo de tipo C, seis de ellos 2.0 en la zona superior, mientras que los cuatro restantes son 3.1 con posibilidad de carga cuando el equipo se encuentra apagado. La conectividad LAN queda a cargo de un puerto Ethernet Gigabit firmado por Killer especial para gaming.

En cuanto a sistema de apertura para acceder al interior, volvemos al diseño sin tornillos, ya que solo es necesario liberar la palanca superior para acceder al interior del equipo soltando la tapa lateral izquierda. Una vez abierto podemos levantar las dos pestañas posteriores para separar la fuente y poder acceder a la placa base, algo que veremos en la inspección interior.

Aunque no es tan relevante, menciono que la base del Alienware R10 ha mejorado bastante frente a sus predecesores, abandonando los soportes de plástico y optando por cuatro bases de goma texturizadas mucho más fiables y solidas.

Alienware R10 Aurora Ryzen Edition – Inspección interior

Una vez retirada fácilmente la tapa lateral izquierda podemos acceder al lateral del equipo, donde vamos a encontrarnos de frente con la fuente de alimentación en su soporte, que en esta configuración se trata de un modelo de 550W (que opcionalmente puede sustituirse por un modelo de 1000W). En el lateral derecho tenemos ocupada la única bahía del equipo de 3,5″ con el HDD SATA de 1TB, mientras que en la parte baja encontramos dos bahías de 2,5″ libres y la GPU montada con un soporte que impide que cargue el peso sobre el puerto PCIe. Todas las bahías de almacenamiento disponen de un clip deslizante para su fácil instalación.

Una vez retirada el ensamblaje de la fuente abatible podemos ver ya la placa base personalizada de chipset AMD X570 que incluye el equipo, el disipador de la CPU, los dos módulos de memoria Kingston HyperX de 8GB a 2666Mhz y un vistazo más completo a la GeForce RTX 2070 SUPER que incorpora el equipo. La GPU está conectada a un puerto PCIe 4.0 limitado a x8 eléctricamente, algo que creemos se ha hecho así pensando en la configuración SLI disponible para otros equipos.

La placa base personalizada por Alienware en este equipo utiliza una configuración de alimentación de 4+2 y no cuenta con disipadores en la misma, lo cual limita las posibilidades de OC y está correcto para una configuración de CPU de 65W, aunque hubiéramos preferido su presencia. El lado más negativo de esta configuración es el disipador de la CPU que es claramente insuficiente para la CPU de 65W R7 3700X, que si bien es cierto que no causa problemas, si logra que la CPU supere en muchas ocasiones los 80 grados, por lo que es recomendable a la hora de adquirir el equipo que optemos por la refrigeración líquida que apenas suma 60 euros al precio final. Aunque Alienware debería revisar esta configuración básica en el futuro, ya que para la alimentación si que se ha optado por una configuración de 8-Pin EPS de hasta 150W.

La placa base cuenta con dos puertos M.2 que ya se encuentran ocupados, uno de ellos por la tarjeta WiFi AC en este formato en el lateral izquierdo y el segundo ocupado por la unidad SSD M.2 que hace de unidad principal del equipo en el lateral bajo derecho, echamos de menos un puerto M.2 adicional para ampliar el almacenamiento. Por otro lado, la configuración de memoria RAM si es de cuatro ranuras, por lo que podremos ampliar con dos módulos más esta configuración si fuera necesario.

Las opciones de ampliación en cuanto a PCIe nos dejan con una ranura PCIe x4 y una ranura PCIe x16 4.0 limitada a 8x en la zona inferior, dejando la puerta abierta a un sistema multiGPU o al menos a la posibilidad de utilizar estas ranuras para ampliar el almacenamiento NVMe.

Alienware R10 Aurora Ryzen Edition – Pruebas y overclock

Comenzamos las pruebas comprobando las temperaturas del procesador bajo varios escenarios, ya que este parece ser uno de los talones de aquiles de esta configuración, lo cual nos da una información nada prometedora, ya que la CPU alcanza los 52 grados como mínimo y con pequeñas tareas como descomprimir archivos sube hasta los 79 grados y termina moviéndose por encima de los 60 grados, dejando claro que la solución básica de refrigeración no es suficiente para este Ryzen 7 3700X a velocidades de stock.

Si pasamos un test CPU intensivo como Cinebench R20 que apenas dura unos segundos las temperaturas alcanzan cuotas mayores hasta los 95 grados, dando con el limite del procesador de AMD y rebajando frecuencias para mitigar este exceso. En juegos es bastante normal ver al procesador alcanzar y sobrepasar los 80 grados, por lo que cualquier mínima idea de hacer overclock queda descartada totalmente.

Hemos puesto a prueba también el SSD que sirve de unidad principal, dando unos resultados de lectura de 2600MB/s y unos resultados bastante bajos de escritura de 413MB/s. Ya nos ocurrió con el Alienware R8 que la unidad SSD incluida tiene unos resultados bastante bajos en cuanto a escritura a pesar de tener unos datos de lectura excelentes.

Finalmente le toca el turno a la GPU a la que si hemos podido exprimir algo de potencia extra logrando mantenernos alrededor de 2 Ghz de frecuencia para el núcleo y aumentando la frecuencia de la memoria +900 para lograr unos nada despreciables 15.8Gbps, frente a los 14Gbps de base de la memoria GDDR6 en este modelo de GeForce RTX 2070 Super. Los resultados hablan por si mismos, os los dejamos en vídeo:

Como dejan bastante claro los vídeos, el Alienware Aurora R10 con esta configuración es ideal para jugar a 1080p y 1440p, aunque en resoluciones 4K también es muy competente, teniendo que ajustar configuración para lograr unos 60fps estables.

Conclusiones

El Alienware R10 Aurora Ryzen Edition ha llegado para ofrecer una alternativa AMD a una serie de ordenadores premontados que tradicionalmente llegaban siempre con procesadores Intel. Dell ofrece multitud de opciones desde la gama media con Ryzen 5, hasta la gama más alta con el increíble Ryzen 9 3950X, por lo que podemos hacer un ordenador a medida acorde a nuestras posibilidades, un hecho que facilita mucho las cosas a los jugadores más casuales que no quieren depender de montar su propio equipo o confían en Dell y Alienware como marcas de calidad en equipos montados.

Esta configuración en concreto ronda los 2200€, incluyendo Windows 10, teclado y ratón, lo cual puede parecer una etiqueta más alta que un equipo montado por piezas, pero por otro lado obtenemos la garantía de Dell y todo un soporte técnico a nivel mundial que no tiene comparación. Cada configuración ha sido probada por Alienware y Dell, lo que es una tranquilidad que muchas veces cuesta obtener con un equipo montado por nosotros mismos, donde todo el testeo y funcionalidad del equipo depende de nosotros.

El nuevo Alienware R10 Aurora Ryzen Edition se adaptan muy bien a los tiempos que corren con un nuevo diseño que prescinde de unidades ópticas y favorece la ventilación frontal, algo que sin duda será bienvenido en las configuraciones más extremas donde es más necesario disipar el calor interior. En nuestras pruebas hemos podido ver como se ha subestimado quizás el potencial del Ryzen 7 3700X ya que el disipador de la CPU no está la altura de este procesador de 8 núcleos y 16 hilos, que con un TDP de 65W vemos como alcanza el máximo de temperatura en pruebas que utilizan el máximo del procesador y en juegos alcanza temperaturas de 80 grados que no son nada agradables de ver. Pienso que se debería haber dejado este disipador únicamente para la gama Ryzen 5 y no haber ofrecido esta disipación para los Ryzen 7, lo cual deja a esta configuración con este punto negativo.

La ventilación en general del equipo es tremendamente silenciosa en reposo, algo donde el disipador de CPU vuelve a salir a relucir cuando se hace ya uso del equipo en juegos, ya que la sonoridad se ve aumentada significativamente pero sin llegar a ser molesta para tratar de contener las temperaturas elevadas del procesador. Para mi sorpresa, la GeForce RTX 2070 Super personalizada con blower ha resultado ser bastante más silenciosa y fresca que mi experiencia anterior con la GTX 1080 personalizada, lo cual son buenas noticias que han resultado en un poco de overclock para sacarle más partido a esta configuración.

En resumen, creo que el Alienware R10 Aurora Ryzen Edition ha mejorado frente a su predecesor incluyendo memoria de doble canal en las configuraciones de 16GB, rebajando bastante la sonoridad en reposo y haciendo un frontal más llamativo a la par de mejor refrigerado. El resto del nuevo chasis nos da un resultado algo más sencillo que los anteriores y se echa de menos algo más de iluminación lateral que sí está disponible en otras configuraciones. Creo firmemente que esta es una gran opción para todos aquellos que quieren jugar en PC, pero no saben muy bien que componentes elegir, ya que Dell ofrece una guía fantástica de rendimiento en su propia tienda para cada configuración, por lo que finalmente hemos optado por entregarle nuestro galardón GamerBits de Oro, recomendando su compra, aunque insisto que para cualquier configuración con Ryzen 7 o mayor, es necesario añadir en el configurador la refrigeración líquida de CPU.