Hoy os presentamos en GamerBits el análisis del monitor AOC C24G1 un nuevo monitor de la serie G1 Gaming de AOC con prestaciones muy interesantes para cualquier jugador de PC.

El nuevo monitor dispone de un panel curvo de 24 pulgadas de resolucion 1920×1080 píxeles, capaz de aportar un contraste dinámico de 80.000.000:1 y un contraste de 3000:1. Pero es en sus especificaciones gaming donde brilla este monitor, ya que con un refresco de 144hz y un tiempo de respuesta de tan solo 1ms hará las delicias de cualquier jugador, además el C24G1 incorpora la tecnología AMD Freesync 2, por lo que si tenemos una GPU compatible también podremos disfrutar de un juego sin el molesto tearing.

Otro lado positivo de este modelo es el gran numero de entradas de vídeo del que dispone, ya que en su parte trasera encontraremos un doble puerto HDMI, un Display Port y un puerto VGA. Entradas acompañadas por una salida de audio 3.5mm para altavoces o auriculares.

El monitor AOC C24G1 tiene un precio de alrededor de los 220€, lo cual lo sitúa dentro de los precios de muchos monitores 144Hz a un precio competitivo con los añadidos de ser curvo, apenas tener marco y disponer de compatibilidad Freesync 2.

Podéis consultar el listado de especificaciones oficiales en este enlace.

AOC C24G1

Ciertamente el nuevo monitor AOC C24G1 tiene una pinta más que estupenda, ya que su estilizada base regulable, sus marcos finos y su panel curvo dan una estética de gran calidad al conjunto.

El lado trasero del panel también ha sido perfectamente acabado, con un diseño muy estético y un montaje de su base totalmente limpio, ya que solo es necesario un botón para extraer el panel de su base, sin perder fortaleza en el mismo.

La base nos permite ajustar la altura, rotación e inclinación del monitor, aunque hay quien echará de menos poder rotar la propia pantalla para el modo retrato.

 

 

Como decíamos en la introducción, los marcos son realmente finos, aunque el acabado podría ser algo más limpio.

En la parte inferior derecha del marco tenemos la clásica botonera inferior que nos permite encender o apagar el panel y configurar los ajustes del OSD.

La botonera dispone de cinco botones de bajo perfil bastante bien ocultos y cómodos de usar.

En la parte trasera también encontramos todos los conectores de entrada de vídeo disponibles: dos HDMI, un Display Port y un puerto VGA. Mientras que a su derecha encontramos también una salida jack 3.5mm y un conector de alimentación estándar, ya que el monitor alberga su fuente de alimentación en su interior, otro punto a su favor.

Su base permite ajustar la altura en 13 cm de diferencia, siendo el ajuste más bajo muy pegado a la peana y el ajuste alto bastante superior a las necesidades de un usuario normal, por lo que podremos ajustarlo completamente a nuestro gusto.

Este modelo no dispone sin embargo de anclaje VESA, por lo que no es posible utilizarlo con otros soportes.

Para terminar con el vistazo, la base tiene el habitual espacio por el que podemos pasar los cables para mantenerlos organizados, lo cual ayuda a mantener el escritorio ordenado.

Pruebas

Como es habitual, hemos probado el monitor desde varios ángulos para comprobar que la imagen no pierde calidad si la visualizamos lateralmente. En el caso del cine los ángulos son muy similares a los paneles IPS o TN modernos y no hemos apreciado una perdida significativa de calidad incluso en ángulos a los que no legaremos a usar el monitor para ser un monitor curvo.

La calidad de imagen, colores y nitidez es más que estupenda, siendo una opción recomendable tanto para ver contenido multimedia como para juegos, algo que vamos a ver en breve.

 

Nuestra primera parada en juegos ha sido Final Fantasy XV Windows Edition, un juego de colores muy vivos y donde los detalles más pequeños pueblan cada rincón de su mundo. El juego luce genial y los 144Hz ayudan mucho a disponer de una imagen suave durante las importantes batallas del juego.

Por supuesto queríamos probar un juego mucho más rápido que pusiera a prueba el monitor, por lo que hemos optado por Doom, donde el monitor se ha comportado a la perfección, dando una suavidad de imagen como es esperable de un modelo de 144Hz y 1ms de respuesta.

Finalmente, el OSD del monitor es el habitual de otros modelos de AOC, un menú completísimo con infinidad de ajustes que nos permite tener el monitor a nuestro gusto o crearnos varios perfiles si fuera necesario para varias tareas diferentes.

Conclusiones

En resumen, el AOC C24G1 ha llegado para quedarse como una de las mejores opciones gaming curvas en formato de 24 pulgadas, ya que con sus 144Hz y su soporte AMD Freesync 2 con el que no cuentan otros modelos más veteranos del mercado gaming y sobretodo no a estos precios, se convierte en la opción ideal.

Su panel curvo siempre aporta algo más de inmersión en los títulos en primera persona, aunque los de tercera persona pueden quedar algo extraños en un panel de este tamaño. Por supuesto cada persona tiene sus gustos y un panel curvo puede ser la opción ideal para los que se sientan más cómodos en un entorno más envolvente, no obstante, recuerdo que el mismo modelo de AOC está disponible también en 27 y 32 pulgadas, pero conservando la resolución.

Por lo que en conclusión, recomendamos el AOC C24G1 a todo aquel que quiera un monitor gaming y que se haya enamorado de la sensación envolvente que proporcionan los monitores en formato curvo.