Hoy os hablaremos de Chiki Chiki Boxy Racers, un título de conducción de vista superior que ha sido recientemente lanzado en Nintendo Switch. Un juego con un estilo gráfico bastante sencillo que opta por una jugabilidad ágil orientada a ser un Party-Game para disfrutar con amigos.

Las mecánicas de juego en Chiki Chiki Boxy Racers son simples y no necesitan de demasiadas explicaciones, aunque se divide en dos modos de juegos que nos permiten o apuntar con el Stick en la dirección que queremos correr o la posibilidad de girar izquierda o derecha, lo cual añade un botón para el acelerador. Lo más sencillo obviamente es el primer método, mientras que el segundo permite un control más preciso y la posibilidad de tomar control de la velocidad.

El juego cuenta con 12 pistas bastante variadas y cuatro modos de juego, aunque la duración de cada carrera no supone más de 2 minutos por lo general. Cada pista es tal cual como la vemos, con saltos y algún obstáculo en las más difíciles, pero sin atajos o variantes del camino en ningún caso.

El diseño de las pistas sigue el concepto de Party Game, un juego fácil para echarse unas risas con amigos en partidas cortas para facilitar el poder jugar varias en pequeños espacios de tiempo. Con el tiempo desearemos que el juego hubiera incluido un generador de pistas aleatorio o alguna manera de crear tus propias pistas.

En cuanto a vehículos, contamos con una buena variedad que afronta varios estilos de juego, ya que podemos tener desde furgonetas, buggys, un formula uno o un autobus escolar, aunque el diseño 3D píxel tampoco es que facilite las diferencias entre unos vehículos y otros en cuanto a estética. Lo bueno es que cada uno de los vehículos está bien balanceado y permite correr con ellos sin grandes dificultades, es un juego Arcade, todos pueden ganar.

La conducción termina siendo un poco dependiente de tomar las curvas derrapando un poco y tomar los ángulos bien en medida de lo posible para reducir el tiempo de paso por curva, mientras que por otro lado contamos con un Turbo que nos permite ganar impulso temporalmente. El turbo de hecho nos permite acortar curvas, por lo que al final algo de factor estrategia puede aportarse en un entorno más competitivo.

Hasta ocho jugadores pueden unirse a una sola Switch gracias a la posibilidad de compartir parte de los gamepads, mientras que para aquellos que quieran jugar en la red existe la posibilidad de jugar online. Para el modo local no se utiliza la pantalla dividida, sino que se opta por un modo en el que los corredores que quedan demasiado atrás se teleportan automáticamente a una posición algo más ventajosa. Desgraciadamente el juego no permite tener varios jugadores por consola y mezclar los modos, ya que si no jugamos localmente solo podremos jugar solos contra otras consolas con sus respectivas copias del juego.

El juego cuenta también con modos “Party” que se dividen entre recoger monedas, otro de expulsar a los rivales de una plataforma, otro de capturar zona pintando y el cuarto que es una versión simplista de Rocket League con una pelota.

En conclusión Chiki Chiki Boxy Racers es un juego para poco más que pasar un rato divertido con amigos o darle la oportunidad temporalmente, ya que las diferencias de este indie frente a otros juegos de carreras en la consola híbrida de Nintendo como puede ser el propio Mario Kart 8 Deluxe, dejan mucho que desear a un título que quizás es demasiado simple.

Chiki Chiki Boxy Racers se queda al final con un poco más que un aprobado justo, la base era buena y se podría haber hecho algo más para convertirse en un Party Game más completo.

Chiki Chiki Boxy Racers (Switch) 5.5/10

Lo mejor:

  • Multijugador local hasta 8 jugadores
  • Sencillo y rápido de aprender
  • Muy amigable para gente no acostumbrada a jugar videojuegos

Lo peor:

  • Gráficos demasiado simples
  • Excesivamente sencillo
  • Escasa variedad de pistas