El despliegue de PlayStation Studios en PC comenzaba hace un año con la llegada de Death Strading y Horizon Zero Dawn a la plataforma, ambos exclusivos de PlayStation hasta esas fechas y que significaban la primera piedra de una nueva estrategia de Sony para captar fans en PC. El 7 de mayo de 2021 recibíamos otro nuevo exclusivo, Days Gone, un juego lanzado originalmente en 2019 en PlayStation 4, que propone de nuevo otra historia postapocalíptica.

Argumento

La historia gira en torno a un apocalipsis zombie de “infectados”, no-muertos de mayor rapidez que los tradicionales, que son muy agiles y no se detendrán ante nada hasta poner sus dientes en nosotros o destriparnos brutalmente hasta la muerte. Como Deacon St. John, motero del club de los Mongrels nos veremos en una fase de la infestación avanzada donde se requiere la evacuación de Farewell en Oregon, Estados Unidos, donde el protagonista toma la difícil decisión de salvar a su mujer al subirla a un helicóptero de NERO, pero no acompañarla para salvar a su “hermano” del club Boozer, quien no puede subir al helicóptero por falta de espacio y además arrastra una herida en su pierna que limita sus opciones de supervivencia.

El planteamiento de Days Gone recuerda significativamente a The Walking Dead en su serie de televisión, ya que la historia se centra en el motero Deacon St. John, que casualmente, o no, recibe su voz en español de Claudio Serrano, quien da voz a Daryl Dixon en TWD“.

Pasada la cinemática inicial da comienzo el juego dos años después del suceso inicial, con Boozer y Deacon en la carretera con sus motos como “errantes”, una suerte de mercenarios que sirven como apoyo a los diversos campamentos que han sobrevivido al apocalipsis, ya sea para conseguir provisiones, salvar a supervivientes o dar caza a todo tipo de delincuentes y asesinos.

Este trabajo de errante nos pone en contacto con todas las facciones de Days Gone poco a poco, ya que cada campamento tiene un trasfondo potente, desde los conspiracionistas de Copeland que creen que el gobierno federal ha organizado todo para limitar sus derechos y viven en búnkeres esperando dominar el mundo entero. Hot Springs es otro cantar, ya que pasamos de la cooperación a pesar de las ideas locas, a los trabajos forzados y el maltrato a los supervivientes. Lost Lake es el lugar más “agradable” para vivir de los campamentos civiles, aunque Deacon y Boozer tienen una historia detrás.

Fuera de los campamentos están los saqueadores, okupas y toda la calaña de maleantes que prefieren sobrevivir a costa de cobrarse las vidas de los demás, por lo que nos los encontraremos en emboscadas, pequeños campamentos, en situaciones de rehenes o simplemente luchando por sobrevivir contra los infectados. A otro nivel están los R.I.P., una secta de adoradores de los infectados que matan a todos los que no quieren unirse a su grupo, aunque unirse tampoco es lo mejor, ya que las drogas alucinógenas y las autolesiones en formas de cortes están a la orden del día.

Ya os he hablado anteriormente de NERO, se trata de una organización del gobierno especialmente diseñada para hacer frente a la infestación. Su papel en el juego es el de investigar por su cuenta la evolución de los infectados, todo de espaldas a los supervivientes, a los que no dudarán en disparar si se entrometen en sus investigaciones. A lo largo del juego encontraremos muchos de sus antiguos campamentos, donde se esconden los inyectores de NERO, un objeto importante para aumentar nuestra salud, resistencia o concentración más allá de los valores iniciales.

Terminando con las facciones, en la segunda mitad del juego nos encontraremos con la Milicia, una mezcla entre lo que ocurre en Hot Springs y cargados de buenas intenciones en cuanto a luchar contra el fin del mundo, aunque más tarde veremos que todo no es tal como aparenta, además de otras sorpresas.

Jugabilidad

La jugabilidad es la de un juego de mundo abierto, el cual podemos explorar en moto para completar misiones principales, secundarias y todo tipo de objetivos opcionales, como quemar nidos de infectados, acabar con campamentos de okupas y saqueadores, o en fases más avanzadas del juego, luchar contra hordas de infectados. Days Gone tiene mecánicas de viaje rápido, pero estas solo están disponibles si despejamos las rutas de infestaciones o los nidos, por lo que a veces no compensa el tiempo y recursos utilizados en despejar las rutas, ya que a veces es preferible y más rápido simplemente viajar en moto.

La moto juega un papel clave en el juego, ya que conlleva un sistema de daños y de combustible que limita su funcionalidad, aunque la podremos mejorar a lo largo del juego con nuevos elementos que mejoran sus características o otros de tipo meramente estético. Encontraremos combustible en forma de botellas de gasolina a lo largo del juego y chatarra de otros vehículos que nos permitirán reparar la moto, aunque alternativamente el juego nos permite reparar y repostar en los campamentos a cambio de créditos.

Hablando de créditos, los campamentos juegan un papel fundamental, ya que no solamente podremos obtener créditos a través de las misiones, sino también con los trofeos de los enemigos que hayamos eliminado o la carne de los animales que hayamos matado en busca de provisiones. Todos los campamentos funcionan con un sistema de confianza de tres niveles, cuanto mayor el nivel, podremos acceder a mejores objetos de sus tiendas, lo que por ejemplo sirve para conseguir mejor armamento o piezas para la moto.

Fuera de las mecánicas de economía y movilidad, tenemos un shooter en tercera persona que funciona con un arma principal, secundaria y especial, no hay mucho secreto, ya que apuntar será más fácil si no nos movemos, mientras que las miras se abren si estamos en movimiento, aunque el sistema de habilidades puede ayudar a mejorar este sistema. Las armas tienen bastante variedad en sus tres categorías, ya que la principal permite escopetas, metralletas, rifles de asalto o rifles de baja potencia, la secundaria permite pistolas, una escopeta recortada o una pequeña SMG, mientras que la categoría especial se llena de ballestas, rifles francotirador y ametralladores pesadas. Cada arma tiene un nivel de calidad que va del 1 al 5, aunque no necesariamente “la mejor” arma puede ser la más útil, por lo que recomiendo echar un vistazo a las estadísticas.

Opcionalmente tenemos mecánicas de combate cuerpo a cuerpo y de eliminaciones con sigilo, que pueden ser muy útiles para ahorrar munición o diezmar al enemigo antes de entablar un combate más serio. Deacon dispone de un cuchillo de combate que es el arma más básica e infinita, mientras que podremos obtener armas cuerpo a cuerpo variadas con durabilidad, que se pueden reparar además en una fase avanzada del juego.

El combate en Days Gone es bastante interesante, ya que la mecánica de agacharse permite utilizar coberturas desde las que disparar, mientras que también contamos con objetos lanzables como granadas, cocteles molotov, bombas de tubo, molotov de napalm, bombas de humo, cegadoras y piedras para distraer a enemigos. Todo esto combinado con la movilidad de Deacon y las mecánicas de Parkour, nos permiten movernos por el mapa ágilmente, escalando y utilizando el entorno en nuestro favor, ya que por lo general vamos a encontrar bidones de gasolina, barriles, cajas de explosivos, depósitos de gas y algún vehículo que podemos hacer estallar para eliminar enemigos de una forma más vistosa.

Hablando de enemigos, los infestados no se limitan simplemente a lo habitual, ya que tenemos desde los más básicos zánganos, a animales convertidos y mejorados como lobos y osos, a niños infestados que toman el nombre de renacuajos que pueden ser bastante molestos en masa, y versiones evolucionadas como los tremendos, que son una especie de tanque a lo Hulk, las chillonas que nos pueden aturdir y atraer a otros infestados, y otros tipos más raros que no os quiero desvelar. El verdadero peligro de los infestados son las hordas, aunque no las veremos hasta haber avanzado lo suficiente, ya que podemos encontrarlos en varias decenas e incluso cientos de imparables enemigos, los cuales no se van a detener a esperar a que recarguemos, preparemos trampas o utilicemos el entorno.

Los humanos por su parte parten de niveles bastante básicos con variedad de armas a su disposición, la IA del juego usará coberturas e intentará flanquear un poco, pero la verdad es que deja bastante de desear en los niveles más altos del juego, ya que podremos acabar con los enemigos mucho antes de que tengan la oportunidad de hacer nada e incluso sin ello, muchos enemigos se quedan escondidos tras su cobertura para siempre llegando a perder el hilo del combate. En las partes más avanzadas Bend Studio opta por añadir humanos con armaduras antibalas de cuerpo completo, que añaden cierta dificultad al no poder eliminar a los enemigos de un solo disparo y haciendo necesario el eliminar el casco o la armadura antes de producir verdadero daño, incluso los hace resistentes a las explosiones.

Deacon tiene también un sistema de crafteo de muchos de los elementos de su inventario, por lo que saquear objetos facilita mucho las cosas, además de conseguir plantas y frutos para poder fabricar todo tipo de medicinas y boosters muy útiles.

A lamentar en jugabilidad solo puedo criticar el sistema de francotiradores enemigos, ya que incorporarles un láser visible en todo momento le quita toda la gracia a esta amenaza humana y facilita rápidamente su ubicación. Por lo que no tiene sentido crear ubicaciones muy creativas como plataformas en los arboles, si podemos ver claramente un láser saliendo de los mismos. El otro aspecto mejorable son los combates en moto, ya que resultan demasiado mecánicos y sin emoción alguna, tratándose de un juego con los moteros en el centro, resulta muy decepcionante ver unas mecánicas tan básicas.

Apartado gráfico y sonoro

Days Gone es un juego de 2019 de PlayStation 4 y no por ello su potencial gráfico se ve desmerecido contra otras obras más actuales, no en vano PlayStation opta por juegos muy cinemáticos y vistosos entre su exclusivos, por lo que Days Gone de Bend Studio no es para nada una excepción.

En PC se recoge todo el trabajo de PlayStation 4 y se lleva a otro nivel que solo sería accesible realmente por la nueva generación PlayStation 5, ya que los bosques de Oregon, el propio Deacon y el resto de personajes reciben muy bien las texturas de alta resolución, la iluminación y sombras mejoradas, y obviamente el hecho de que en PC el juego puede disfrutarse a 60 imágenes por segundo si tenemos la suficiente potencia de hardware.

Los gráficos de Days Gone son geniales en cuanto a escenarios y los personajes son de una buena calidad, con animaciones excelentes, lo que ayuda mucho a la inmersión en la historia de Deacon y compañía. La ambición de Bend Studio se deja notar con los cambios de clima, el sistema de día y noche, e incluso una nevada que modifica gran parte del escenario. Bend Studio se atreve con modificaciones profundas del escenario y el sistema de saqueo de objetos es perfecto integrándose en el mundo, aunque con algunas excepciones sin sentido en las últimas fases del juego.

El juego es bastante básico en cuanto a ajustes gráficos, aunque dispone de diferentes perfiles de configuración y ajustes individuales. Se echa de menos el soporte NVIDIA DLSS que si tuvo Death Stranding.

El apartado sonoro por su parte cumple a la perfección, ya que dejando de lado la música que encaja bien pero puede que no sea excesivamente memorable, los efectos de sonido son excelentes y dan una gran facilidad a la hora de ubicar amenazas que no están en nuestro rango de visión. Bend Studio complementa algunas zonas del juego con temas que acompañan en momentos clave, mientras que en los combates encontramos el habitual sistema de cambios a temas más agobiantes y tensos.

Conclusiones

Days Gone parte de un argumento muy interesante como puede ser el mundo postapocalíptico por una infestación zombie, jugando hábilmente más allá del “mata mata” e introduciéndonos a múltiples historias de los campamentos, haciendo ver que el propio humano puede ser una gran amenaza para la supervivencia más allá de los infectados.

El problema real de Days Gone y que creo que jugó un papel fundamental en los análisis de su lanzamiento en PlayStation 4 es su desarrollo excesivamente lento, lo que le alejó de las puntuaciones más solventes y creo cierto desencanto en Sony por este AAA, dejándolo sin opciones a una secuela. Comenzamos los primeros minutos con un escenario de moteros, apocalipsis zombie, una organización secreta y luego pasamos al menos casi una decena de horas paseando por los bosques en muchos casos para hacer misiones principales que podrían haber pasado perfectamente por secundarias, o en peor de los casos carecen de sentido alguno, motivación y argumentación.

Bend Studio consigue un mundo abierto muy interesante con historias complejas, intrigantes, dolorosas y de superación, pero falla en ponerle la guinda al pastel, ya que reserva las mecánicas de horda para el ultimo cuarto del juego, lo que deja a muchas misiones iniciales donde se habla de “grandes cantidades de engendros” con poco más de una docena de los mismos o grupos dispersos, básicamente ninguna amenaza, más allá de la que pueda provocar un enemigo evolucionado como el Tremendo que te encuentras por primera vez con armas de poca potencia, con la idea de que aprendas a utilizar el entorno para derrotarlo.

A favor de la historia lenta puedo decir que nos permite conocer a todas las facciones lo suficiente para decidir si queremos participar o no en sus campamentos, pero claramente Days Gone estaba diseñado para tener secuelas y peca mucho de no dejar atado ningún cabo argumental, dejando muchos hilos potenciales de cerrarse en una secuela o en un DLC que complemente la historia que jamás ocurrió. Por lo que al final la historia se resume en hacer todo lo necesario para rescatar a tu chica, pasando por encima de quien haga falta, dejando las historias clave como el origen de la infestación, los misterios de NERO, el futuro de campamentos como Hot Springs y los avances en contra de la enfermedad sin finalizar, lo que deja un mal sabor de boca al finalizar el juego.

La rejugabilidad de Days Gone se basa en un modo Nueva Partida+, mayor dificultad y modo supervivencia, cosas que por cierto se añadieron en el DLC que viene incluido en la versión PC, pero que se quedaron fuera del juego original. Pero al terminar el juego por primera vez, solo hay que ir al campamento de Wizard Lake para ver como Bend Studio quizás no esperaba que los jugadores siguiesen jugando una vez terminada la historia principal, ya que la atención por los detalles desaparece completamente en las fases finales del juego, con numerosos bugs, objetos mal colocados y fallos de diseño imperdonables, invitándonos a poco más que completar las misiones secundarias y objetivos opcionales, que ahora se ven complementados por hordas distribuidas por todo el mapa, hordas que en ocasiones son apenas varias pocas decenas de infectados, lo que no supone ningún reto.

Puntuación final: 76/100

Days Gone solo se puede resumir como una oportunidad perdida de haber creado una franquicia de videojuegos potente con un primer título rompedor y digno de recordar. Lamentablemente Bend Studio se queda a medio camino con una elección extraña a favor de un ritmo lento en el desarrollo argumental, que destruye todo el planteamiento a favor de rutas en moto y un comienzo excesivamente tranquilo.

Si bien es cierto que el ritmo aumenta a partir de la segunda mitad del juego con la lucha contra facciones clave, un cambio de aires y la entrada de las mecánicas de horda, ya es demasiado tarde para Days Gone, ya que muchos pueden llegar a perder el interés durante las primeras horas de juego.

Days Gone se lleva finalmente un aprobado solvente en mi nota final mereciendo el Oro (75~90 en nuestro sistema de puntuación), ya que es un juego que recomendaré a quien tenga paciencia de jugarlo de principio a final y no se vea comprometido por un comienzo lento. Pero desde luego me gustaría que Sony le diera una oportunidad en forma de secuela o remake a lo largo de los años, ya que Days Gone sin duda tiene potencial a pesar de no haberse aprovechado correctamente.

Lo mejor:

  • Excelente apartado gráfico y animaciones de gran nivel.
  • Historia interesante a pesar de muy inconclusa en detalles adicionales.
  • Jugabilidad shooter en tercera persona excelente.

Lo peor:

  • La IA de los enemigos humanos es muy básica.
  • Combates en moto muy mejorables.
  • Demasiado enfoque argumental en tener una secuela, sin cerrar historias.
  • Ritmo de misiones muy lento.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios