Hoy os traemos el análisis de Destination Primus Vita – Episode 1: Austin, se trata del primer juego realizado por Epsilon Games, un nuevo estudio que cuenta con veteranos de Ubisoft.

En este título nos ponemos en la piel de una investigadora de élite llamada Austin Blair-Moreno, la cual forma parte del equipo llamado Crew 121 que, a su vez, es la tripulación de la nave Primus Vita.

HISTORIA:

La historia narrada empieza con la invasión a la Tierra por parte de una raza alienígena llamada Shatters, la cual se llevó algunos siglos atrás gran parte del agua terrestre, dejando así a la humanidad al borde de la extinción. Con el paso de los siglos los humanos han conseguido recuperarse y encontrar el lugar donde esta raza se esconde, de modo que preparan una misión para recuperar el agua que tanto necesitan para la supervivencia de la especie.

Pero para llegar a ese planeta la IA de la nave, llamada Nim, pone a la tripulación en estado de crio-sueño y al mismo tiempo que los mantiene con vida estimula la mente de cada uno de ellos, de este modo sus capacidades cognitivas estarán a punto al llegar a su destino.

GAMEPLAY:

Aquí es donde empieza la jugabilidad del juego, la cual se basa en una simulación de Nim tanto de los recuerdos de Austin como de la estructura de Primus Vita. Nim te prepara distintos escenarios virtuales en los cuales deberás encontrar las distintas pistas para poder resolver los puzzles y seguir avanzando en la historia o bien revivir un recuerdo.

Una curiosidad es que las pistas no están todas disponibles al mismo tiempo, sino que irán apareciendo a medida que vayas encontrando las anteriores.

Aunque la gran mayoria del título se basa en encontrar pistas y resolver puzzles, también se le da importancia a las distintas relaciones que tiene la protagonista con el resto de sus compañeros y ello se consigue a través de los recuerdos. Ya que estos desbloquean la relación inicial y, a partir de ahí, los diálogos mejorarán dicha relación.

Nim también te prepara escenarios hipotéticos en los cuales tienes que trabajar bajo presión, como en un supuesto ataque de los Shatters a la nave, y en el deberás realizar una secuencia de comandos en el orden correcto y con tiempo límite para poder salvarte.

Mientras vas resolviendo todos los escenarios y reviviendo los recuerdos, las pistas, los diálogos y diversos escritos que te encuentras en dichos escenarios te van dando más detalles sobre la historia del juego y al mismo tiempo van definiendo los personajes y sus interrelaciones.

CONCLUSIÓN:

La historia de este título es bastante interesante pero está poco explotada, ya que a pesar de que te presenta al enemigo no te enfrentas directamente a el dado que el juego se basa únicamente en las simulaciones virtuales que Nim le crea a Austin.

Otro punto a mejorar sería que a pesar de haberle dado importancia a las interrelaciones entre los tripulantes no hay diferencia entre las opciones de diálogo a la hora de que ello mejore o empeore dicha relación.

Por otro lado el juego cuenta con guardado automático al principio de cada nueva área, bien es cierto que los niveles no son extremadamente largos, pero que no cuente con opción de guardado manual ni con autoguardado de manera medianamente continua es algo que puede resultar exasperante si nos atascamos en algún punto.

Por último los acertijos y puzzles del juego están bien pensados y cada uno tiene una pista correspondiente que se debe localizar. Un punto muy a su favor es que puedes desplegar un menú en el que ver cada pista las veces que quieras, además del que propio juego te asocia la pista correspondiente con el puzzle que estás intentando resolver una vez estás enfocado en el, pero hay un fallo en ello y es que dichos acertijos no tienen relación real con la historia, son arbitrarios, lo cual es una pena.

PUNTUACIÓN Y MEDALLA:

Destination Primus Vita – Episode 1: Austin es un título con muchas posibilidades, su historia es interesante y la jugabilidad, en el sentido de que se trata de un juego de puzzles y busqueda de pistas, resulta muy tentadora. Pero está poco explotado, los diálogos no aportan opciones reales a la hora de decidir hacia donde enfocar la relación con los demás tripulantes y los acertijos no se relacionan con la narración, además de que el jugador no puede marcar su propio ritmo al no estar disponibles todas las pistas del nivel al mismo tiempo.

Por ello para nosotros este título obtiene un 6,5 sobre 10, llevándose así la medalla de bronce.