Análisis – Philips Brilliance 272B (272B7QUBHEB)

0
9

Hoy recibimos al Philips Brilliance 272B en Gamerbits para el análisis, un monitor de 27″ QHD (2560 x 1440) de tecnología IPS con un refresco de 75 Hz. Un modelo de estética moderna, de marcos estrechos y con un enfoque de trabajo o de uso general, pero que sorprende por sus características incluso en terreno gaming.

El monitor de código 272B7QUBHEB (no confundir con el 272B7QUBHEB que es de 60 Hz) destaca por sus características de uso profesional con tecnologías como Ultra Wide-Color, la carga inversa USB Tipo C para cargar equipos portátiles u otros dispositivos, un HUB USB con soporte para el estándar 3.2, modo de baja luz azul, soporte para Windows Hello y otras interesantes que hemos visto recientemente en reviews anteriores de otros modelos de Philips como el sistema PowerSensor, que permite ahorrar energía apagando el monitor cuando no estamos frente a el, ahorrando energía y aportando algo de privacidad. Por si fuera poco también contamos con una salida DisplayPort que permite conectar varios monitores en cadena, lo cual permite reducir el tamaño de los cables en configuraciones multimonitor, ya que solo necesitaremos cables cortos para esta interconexión.

El panel de 2560 x 1440 a 75 Hz y formato 16:9 se remata con un tiempo de respuesta de 5ms (GtG), una relación de contraste de 1.000:1 o contraste dinámico 50.000.000:1 mediante SmartContrast con un brillo de 350  cd/m². El tamaño del pixel se sitúa en unos agradables 0.233mm para el tamaño de 27″ del panel, mientras que la gama de colores soportada comprende el 114% del rango NTSC y el 132% del rango sRGB, una opción ideal para un uso profesional o semi-profesional.

Vistazo general

Sacamos al 272B7QUBHEB y ya no me sorprende el hecho del embalaje de calidad por parte de Philips y la sencillez con el usuario con una apertura lateral de doble puerta donde encontraremos primero los accesorios junto a la base desmontada en dos piezas (base y columna) y el monitor abajo del todo, lo cual permite no perder tiempo y montarlos todo sin dificultad, ya que todo se monta con anclajes rápidos a excepción de la base, que incorpora el típico tornillo que sujeta la columna.

Una vez montado nos queda el monitor de 27″ QHD IPS con tecnología de retroproyección White Led, las promesas no son vacías por parte de Philips ya que vemos que el marco es extremadamente delgado y el acabado de este modelo es bastante sobrio y elegante.

Este modelo cuenta con altavoces integrados estéreo y una webcam con micrófono abatible en la zona superior, lo cual lo hace ideal para las videoconferencias sin requerir de más periféricos. Por supuesto esto también supone que podremos ocultar la cámara siempre que no la estemos usando, lo cual da un plus de seguridad para aquellos preocupados en ser vistos por error o maliciosamente.

En la parte baja derecha tenemos una botonera de cinco teclas que nos permite movernos por el OSD y varias funciones rápidas como el cambio de fuente y el control de volumen entre otras, las cuales llevan serigrafiadas las funciones en la parte delantera acompañadas de un LED que indica si el monitor tiene corriente o está en funcionamiento.

El monitor cuenta con una salida de corriente DC a 19V de hasta 3.42A diseñada para conectarse a un Intel NUC de un máximo de 65W de consumo, este puerto de alimentación no debe usarse de forma simultanea a la carga inversa USB Tipo C.

La parte baja del monitor está dominada por los dos altavoces estéreo a cada lado de este modelo, un cable de alimentación con botón de corte de corriente y la zona de conexiones en la parte derecha.

En cuanto a conectividad tenemos un puerto HDMI 1.4, un DisplayPort 1.2, una conexión USB Tipo C 3.2 con carga inversa hasta 65W, un HUB USB 3.2 de cuatro puertos con uno de ellos de carga rápida, un puerto Ethernet Gigabit, un DisplayPort de salida para conectar otros monitores en cadena y una salida de audio mediante jack 3.5mm.

Sin duda unas opciones muy completas y un traslado interesante del HUB USB desde el lateral a la zona trasera, una decisión que sin embargo deja a estos puertos un poco más complicados de acceder desde el frontal.

La base regulable nos permite ajustar la altura, la inclinación e incluso nos permite girar en 360 grados el monitor, la base tiene una forma plana que podemos usar frontalmente como indica el manual o dejarla en la zona trasera si nos falta espacio en el escritorio.

Pruebas

Como siempre devolvemos el monitor a su configuración de serie antes de comenzar las pruebas y como ya ocurrió en la review del anterior modelo Brilliance la configuración básica necesita de ciertos retoques en materia de brillo y de respuesta para realmente dejar el lado de bajo consumo y tener un monitor de uso general muy competente. Sin embargo encontraremos la configuración inicial ideal a excepción del brillo para un uso de oficina, donde recomiendo activar el Low Blue Light para cuidar la vista en la largas sesiones de trabajo.

En cuanto a uso de escritorio no echaremos de menos mayores resoluciones en este tamaño de 27″, la resolución QHD es perfecta para el tamaño de 27″ y nos permite trabajar con comodidad en navegadores web o programas de diseño de vídeo e imagen.

En cuanto al multimedia los colores vivos nos aportan una imagen clara y nítida en películas y series, el panel IPS aporta unos negros casi perfectos y no hemos encontrado ningún tipo de problema de fugas de luz o similares durante nuestras pruebas.

En cuanto a juegos rápidamente destacan los 75Hz frente a las opciones de 60Hz más tradicionales, la diferencia puede parecer poca, pero hablamos de un 25% de mejora que aumenta la fluidez de la imagen notablemente sobre todo en los giros de cámara. Obviamente no es un monitor puramente gaming de 144Hz, pero siendo un monitor de uso general es de agradecer este refresco extra.

En cuanto a la resolución QHD de 2560 x 1440 combinada con los 75Hz en este panel IPS de 27″ nos deja un monitor ideal para echar unas partidas para relajarnos entre sesiones de trabajo. La calidad de imagen es muy buena en varios de los videojuegos que hemos probado, sin duda gracias a su amplio rango de color frente a otras opciones gaming que dejan este apartado de lado.

Conclusiones

El Philips Brilliance 272B es un monitor de uso general con muy buenas características en todos los programas que se nos ocurra usar, pero ser relativamente bueno en todo también dispone de una etiqueta de precios bastante alta frente a otras opciones específicamente para juegos. Este modelo se comercializa sobre los 540€, en un mercado donde vamos a encontrar opciones 4K y 1440p a 144hz a precios similares o incluso menores, lo cual hace difícil recomendar este modelo para un uso estrictamente gaming. Sin embargo, no todos jugamos solamente en nuestros equipos y es aquí donde el 272B7QUBHEB destaca, ya que es una opción de escritorio/trabajo realmente competente y la situación actual que obliga a teletrabajar hace de este modelo con webcam, micrófono y altavoces un modelo más que preparado, contando obviamente con sus otras bondades como el modo de baja luz azul, refresco y modos de bajo consumo.

Jugar a 75Hz y 1440p es un punto dulce ahora mismo para la mayoría de equipos, ya que es una resolución menos exigente con nuestra GPU pero que aporta un aumento considerable de calidad frente a los monitores 1080p (Full HD) habituales. La tasa de refresco fuera del estándar de 60Hz, nos aporta la fluidez extra suficiente para jugar de forma más cómoda y como decía anteriormente la amplia gama de colores hace toda una experiencia en los juegos con colores más llamativos y vivos.

En el lado negativo debo decir que el HUB USB no está en la mejor ubicación posible para su uso para alguien que requiera de estar conectando dispositivos que usen este puerto de vez en cuando, por lo que queda para un uso estacionario de otros periféricos que no vayamos a desconectar habitualmente. En este modelo también nos hemos encontrando con un OSD que hay que configurar dependiendo del uso que vayamos a realizar, haciéndome que vuelva a echar de menos algún tipo de perfil que nos permita elegir rápidamente entre un uso de trabajo o de juegos, ya que si lo vamos a usar para jugar vamos a requerir de cambiar varias opciones.

En conclusión debo decir que el Philips Brilliance 272B 272B7QUBHEB se trata de un modelo para un público bastante concreto que usará este monitor para tareas de trabajo y otros usos como juegos o multimedia en su tiempo libre, por lo que valorar este modelo desde un punto de vista gaming no sería objetivo. Creo que es una gran opción si tu idea es tener la oficina en casa, con un tamaño lo suficientemente grande como para trabajar cómodamente a pantalla partida vertical con varios programas y/o navegadores web, por lo que finalmente hemos concluido con un galardón Gamerbits de ORO recomendado su compra.