Análisis – Philips Brilliance 346P1CRH, 34″ UltraWide 3440 x 1440 (WQHD)

0
32

Hoy os presentamos un nuevo análisis de un producto Philips, que ha tenido a bien para enviarnos su nuevo Philips Brilliance 346P1CRH, un monitor que monta un panel VA curvo 1500R ultrapanorámico de nada menos que 34″, un autentico grande que es capaz de mostrar un refresco de 100Hz a resolución WQHD 3440 x 1440 píxeles, lo cual también lo hace ideal para gaming.

Esta gran pantalla cuenta con certificación HDR 400, lo cual ya es una garantía de una gran luminosidad y una imagen excelente, sobretodo en los títulos y cintas que son capaces de aprovechar las bondades de este modo de imagen. Obviamente el monitor también cuenta con sincronización adaptativa de la imagen, lo que termina de hacer de este monitor una buena opción para juegos para todos aquellos que esten buscando un monitor ultrapanoramico.

Las bondades del Philips 346P1CRH obviamente no terminan aquí ya que un panel VA también ofrece imágenes claras gracias a la tecnología CrystalClear de Philips, que además refuerza sus usos para trabajo con una base USB-C integrada que nos permite conectar nuestro portátil al monitor de forma directa ofreciendo carga al mismo tiempo para nuestro equipo portátil.

Primer Vistazo

Una vez lo sacamos de su voluminoso embalaje que guarda este tremendo monitor de 34 pulgadas, tendremos que montar en su parte posterior el mástil de la base regulable que se atornilla fácilmente a la base. Esta base es completamente regulable en cuanto a altura, permitiendo la inclinación hacia abajo y hacia arriba y un giro completo de la misma, por lo que podremos ubicar el monitor donde queramos y si no nos cuadra siempre podremos usar su anclaje VESA.

El monitor destaca por su gran panel antireflectante que se extiende hasta un borde muy fino en laterales y parte superior, solo dejando la barra inferior para el sensor PowerSensor (que permite ahorrar energía cuando estamos ausentes rebajando el brillo) y para los controles en su parte inferior derecha.

Un vistazo más de cerca a la base de este gran monitor, la cual incorpora un ordena cables en su centro por si queremos mantener nuestro escritorio lo más limpio posible de cableado “colgante”. Mencionar que este sistema también resulta ideal por su facilidad de desmontaje, ya que la pequeña pestaña debajo del soporte en el monitor es lo único que nos separa para desmontar la pantalla de su base.

El espacio útil del monitor sin embargo no llega hasta el mismo borde, ya que existe una franja de alrededor de menos de 1cm de grosor que separa el panel de la carcasa del monitor, algo que hace que en uso decepcione un poco al no tratarse de un monitor de bordes finos completamente. Aunque en el caso de este monitor ultrawide, que suelen utilizarse para no recurrir a opciones multimonitor no tiene una gran importancia más allá del espacio perdido.

En la parte superior de la pantalla encontraremos la webcam de 2 megapíxeles abatible que incorpora con micrófono incluido y total compatibilidad con Windows 10 Hello. Esta cámara cuenta con un indicador LED y junto a los altavoces integrados de configuración 2 x 5W es todo lo que necesitamos para estar conectados durante el trabajo.

Los controles del monitor se encuentran en la esquina inferior izquierda, donde contamos con un total de cinco botones multifunción para controlar el OSD del monitor y otras funciones.

Hablando de comodidades, en el lateral izquierdo encontraremos un HUB USB 3.0, que debe conectarse a través de un cable USB de Tipo B incluido y que nos aporta cuatro puertos USB 3.2 siendo uno de ellos de carga rápida.

Pasamos a la conectividad trasera, donde vamos a encontrar como entradas un puerto HDMI 2.0, un puerto Display Port 1.4 y un puerto USB-C 3.2 Gen 2, siendo este ultimo una entrada/salida Display Port y permitiendo una carga inversa de hasta 90W a otros dispositivos. Disponemos también de un puerto Ethernet para conectar al monitor, el cual sirve para extender la red mediante el puerto USB Tipo C que también permite la carga, algo ideal para conectar un equipo portátil y realizar la carga mientras también recibimos la señal de la red local sin cables adicionales.

En cuanto a salidas, disponemos de un DisplayPort 1.4 completo además del USB Tipo C como salidas de vídeo, dejando un jack para salida de audio en caso de querer conectar directamente unos auriculares o altavoces más potentes al monitor.

En cuanto a alimentación el monitor cuenta con la fuente de alimentación integrada, por lo que solo será necesario conectarlo a la red mediante el cable incluido. Adicionalmente disponemos de un switch que nos permite cortar la corriente.

Gaming

El terreno Gaming es el que siempre suele presentar más dudas a la hora de elegir un monitor ultrawide frente a uno convencional, ya que la relación de aspecto de 21:9 ya es aceptada por muchos juegos pero no por todos precisamente, y en otros el soporte no acaba de ser completo.

Uno de los ejemplos de soporte es el reciente Horizon Zero Dawn, que se estrenaba el pasado viernes en PC con dicho soporte, como podéis ver quedan dos barras negras a cada lado de la pantalla a pesar de haber configurado el juego en relación 21:9 y en su resolución nativa 3440 x 1440 píxeles. Esto es algo que ocurre en algunos títulos que si tienen soporte, pero tampoco es algo habitual.

Si olvidamos este hecho, no hay que olvidar que se trata de un monitor de 100Hz, lo que supone un refresco más allá de los habituales 60Hz y con tecnología de refresco adaptativo, lo cual hace que usar este monitor en juegos se vuelva una completa gozada.

Sin embargo existe un pero, las motivaciones ecológicas del monitor hacen que este llegue de serie con una configuración de bajo consumo, lo que produce que tengamos la respuesta inteligente del monitor en su configuración más baja y unos niveles de brillo que no se corresponden a lo que realmente puede ofrecer el panel en juegos, ya que provoca ghosting en los movimientos y unos niveles de brillo demasiado bajos o altos dependiendo de las escenas. Deberemos dedicar unos minutos a configurar el monitor con la opción de respuesta inteligente más alta y apagando las opciones de bajo consumo para ser felices con el.

Obviamente el formato 21:9 aporta un angulo de visión panorámico mucho más cinemático, que también es de agradecer en shooters como PUBG o COD: Warfare, donde ampliamos la visión sin tener que recurrir a modificar el FOV del título.

Trabajo

El monitor de Philips permite trabajar cómodamente con dos ventanas como si de una configuración de doble monitor se tratara, al tener un panel curvo también nos sentiremos más cómodos con las imágenes laterales frente a un monitor plano convencional, no teniendo la sensación de “distancia” que tendríamos con ese tipo de monitor.

En cuanto a tareas de edición el monitor es capaz de soportar como mínimo el 90% de la gama de colores DCI-P3, mientras que como máximo es capaz de alcanzar el 120% del rango sRGB y el 88% del rango Adobe RGB.

No olvidemos que el monitor cuenta con una webcam integrada en su parte superior que puede ocultarse en caso de no usarse, por lo que también es ideal para videoconferencias. Con el tamaño de espacio de trabajo podemos seguir trabajando mientras atendemos alguna llamada.

Otra gran característica de este monitor es su conmutador KVM, la cual permite visualizar dos fuentes de vídeo por separado de dos equipos diferentes a pantalla dividida, que además podremos controlar con un único teclado y ratón. Ideal para hacer trabajos que requieren de más potencia con el equipo sobremesa, mientras que trabajamos con el equipo portátil en una pantalla más grande.

Contamos también con LowBlue y FlickerFree ideal para entornos de trabajo, además de con PowerSensor, que incorpora un pequeño sensor en la parte delantera que reduce el nivel de brillo si nos ausentamos, lo cual reduce significativamente el consumo del monitor hasta un 70% según Philips, además de cuidar su vida útil.

Multimedia

El contenido multimedia va a recibir con los brazos abiertos cualquier contenido que sea nativo del formato 21:9, ya que la gran mayoría de películas están grabadas con este ratio.

Sin embargo, si volvemos al contenido de 16:9 el resultado son las franjas negras en los laterales, lo cual es el efecto contrario que tendríamos en un monitor de este ratio con el formato 21:9.

Por supuesto se trata de una cuestión de gustos y sobretodo de formato, dependerá del uso que vayamos a darle al monitor el encontrarse con este tipo de ventajas o desventajas.

Conclusiones

El Philips Brilliance 346P1CRH sin duda representa una gran opción entre los monitores Ultrawide WQHD del mercado, ya que las 34″ eliminan la sensación de la baja altura de los modelos más pequeños al optar por este formato. Philips además en este modelo pone toda la carne en el asador en cuanto a gaming, ya que a pesar de tratarse de un panel VA logramos 100Hz a 4ms de respuesta con tecnología de sincronización adaptativa, lo que hace del monitor una opción ideal tanto para jugar como para trabajar.

En cuanto al lado del entorno de trabajo, es una gran opción para quien necesite hacerlo con varias ventanas abiertas de forma simultanea, especialmente he disfrutado de tener dos navegadores abiertos o poder usar una aplicación en la segunda mitad del monitor sin detenerme a cambiar entre ventanas, ya que tengo espacio suficiente para todo y más. En el uso multimedia en mi caso que me encuentro con prácticamente el 90% de lo que consumo en formato 16:9, me resulta francamente incomodo disponer de un monitor grande para terminar con barras negras en los laterales, pero entiendo que se trata de una cuestión de gustos o de contenido a visualizar.

En el lado negativo nos hemos encontrado un excesivo incapié por el bajo consumo, ya que el monitor llega con una configuración inicial extremadamente agresiva al mismo. Echamos en falta en el primer uso o al reestablecer las opciones que el monitor nos pregunte cual va a ser el uso y tenga algún tipo de perfil preparado para trabajo o gaming, ya que para el usuario que no este preparado puede llevarse una decepción con el monitor y el tremendo ghosting en juegos que no debería ser así de haber permitido una configuración inicial.

Philips comercializa este monitor sobre algo más de 600€ dependiendo de la tienda, una línea de precios muy en línea de sus competidores directos, aunque este modelo apuesta más por su funcionalidad de entorno laboral que por la puramente gaming, ya que otros modelos han apostado por refrescos más altos de 144Hz en la misma línea de precios, aunque es cierto que han dejado los modos HDR o la calidad de colores aparcadas por el camino.

En resumen, el nuevo Philips Brilliance 346P1CRH es una gran opción para tu escritorio muy bien equilibrada para todo tipo de usos y desde mi perspectiva una de las mejores opciones en el mercado. Por ello vamos a otorgarle nuestro galardón de ORO de Gamerbits, recomendando su compra.