Hoy presentamos en Gamerbits el análisis del ratón Razer Basilisk, un modelo de gama de entrada del conocido fabricante de periféricos que destaca por un precio bajo y unas características de nivel alto que convencerán a los jugadores más exigentes.

El corazón del Basilisk es un sensor de 16.000 DPI firmado por la propia Razer que es capaz de reconocer movimientos de hasta 50G de intensidad, por lo que encontraremos que este ratón de corte económico no tiende demasiado a envidiar a otras soluciones que son mucho más caras en el mercado. Acompañado por los switches de Razer mecánicos, el ratón Basilisk también destaca por una forma bastante neutra y ergonómica que resultará bastante conocida para la mayoría de gamers en PC.

El basilisk apuesta por la sencillez, mientras que aporta muchas de las novedades modernas como la modificación de DPI en vuelo gracias a los botones superiores, una pareja de botones laterales o la gran novedad en este modelo, un embrague lateral en el que podremos cambiar de DPI mientras sostenemos. Este embrague resulta muy cómodo para juegos donde combinamos la rapidez de apuntado con momentos en los que necesitamos precisión pura, por lo que con un simple movimiento bajamos los DPI.

Por supuesto Razer sigue aportando tecnologías como el Ultrapolling a 1000Hz o su iluminación Razer Chroma, lo cual completa un conjunto que hace del Basilisk una gran opción para jugadores de PC que desean un modelo básico con grandes características.

Las medidas del Basilisk tampoco destacan por ser un ratón excesivamente grande, ya que con 124mm de largo, 75mm de ancho y unos 43mm de alto por su forma ergonómica se sitúa dentro de la media. Por otro lado, su peso se sitúa en los 107 gramos, lo cual hace del Basilisk un modelo bastante ligero, aunque con cierta sensación de peso que ayuda a apuntar de forma más precisa.

A ambos lados del Basilisk encontramos una superficie “grip” antideslizante con textura, la cual ayuda al agarre y reacciona muy bien si ejercemos más presión con la mano. Un grip que también está presente en la rueda del ratón.

Si no nos gusta el sistema de “embrague”, Razer proporciona como alternativa un tapón que recupera la forma original del ratón, aunque debo mencionar que el embrague no resulta molesto en un uso normal del ratón aunque no se vaya a utilizar, ya que pulsarlo por error es imposible.

En la parte baja del ratón tenemos una rueda que nos permite ajustar la resistencia de la rotación de la rueda central, otra característica ideal para los gamers en PC que permite ajustar este elemento a nuestro gusto para elegir entre velocidad o precisión. Este ajuste también se acompaña con un selector de perfil, ya que el Basilisk utiliza un sistema híbrido de perfiles entre Synapse 3.0 y el propio ratón que nos permite llevar nuestro perfil guardado en el propio ratón si fuera necesario.

En el centro del Basilisk encontramos su sensor óptico que como habitualmente viene rodeado de una superficie antideslizante central, las cuales se terminan también en una superior, una lateral y una inferior de generoso tamaño.

En cuanto a conexión, el Basilisk es un ratón USB y como es habitual en Razer, viene con un cable de cerca de metro y medio completamente trenzado.

Conclusiones

El ratón Razer Basilisk entra en competencia directa con su hermano Deathadder Elite que ya analizamos con anterioridad, ya que ambos se pueden encontrar en la franja de los 60€ en la mayoría de tiendas. Aunque si el Deathadder Elite destaca por su simpleza en forma, pero siendo una de las mejores alternativas gaming del mercado, el Basilisk proporciona características extendidas como el embrague que pueden ser muy interesantes.

Para nosotros el Razer Basilisk se ha ganado un sitio en nuestro escritorio sin duda por la forma ergonómica y por sus opciones de personalización, ya que en lo personal disfruto mucho de disponer del embrague para situaciones de francotirador en la que requieres de una menor sensibilidad para apuntar de forma más precisa y rápida.

Quizás lo único a lamentar durante nuestras pruebas es un click central demasiado ligero, lo cual tiende a pulsaciones por error si tendemos a girar la rueda con fuerza. Un pequeño detalle al que hay que acostumbrarse y que podría haberse mejorado en un periférico de este nivel de precio.

Lo mejor:

  • Perfectamente ergonómico
  • Buen precio
  • El embrague
  • 16,000 DPI

Lo peor:

  • Click central demasiado ligero