Hoy os presentamos en GamerBits el análisis de Siegecraft Commander en su versión para Nintendo Switch que recientemente ha sido lanzada. El curioso título mezcla elementos de juegos de estrategia en tiempo real con elementos de juegos de defensa de torres, una mezcla que suena muy bien y en la que Blowfish Studios ha trabajado para ofrecer un juego que a priori parece novedoso por su mecánica.

Cuando empezamos a jugar la combinación prometedora empieza a desinflarse debido a unos controles bastante poco intuitivos y a unas mecánicas de juego bastante pobres. Habíamos dicho al inicio del análisis que el juego combina mecánicas de RTS y de Turret Defence, pero lo cierto es que el juego se siente más en sus primeros compases como un extraño “juego de la serpiente” con torretas.

La mecánica del juego realmente es bastante simple, puesto que utilizamos nuestro cuartel general como semilla de nuestra base y tenemos que ampliar con puestos de avanzada, edificios de apoyo o de ataque que añaden murallas a su paso delimitando nuestra zona de juego. Lo que hace necesario construir para avanzar por el mapa y nos hace débiles a que si un edificio “madre” se destruye, el resto que nacieron de el también caen. Básicamente si descuidamos nuestra retaguardia o algún punto de nuestra particular serpiente de murallas podemos exponernos a perder gran parte de nuestra extensión.

Desde las torres de ataque podemos lanzar proyectiles o crear tropas que asaltarán las posiciones enemigas de forma automática, aunque las tropas a pie no pueden cruzar nuestras propias murallas por lo que deberemos tener mucho cuidado con nuestras propias construcciones. Nuestras tropas aparecen de forma constante y atacarán de forma automática los edificios enemigos más cercanos, por lo que deberemos proceder con cuidado.

Como es obvio, para ganar deberemos de destruir el cuartel general enemigo, lo cual requerirá de cierta estrategia hasta que logremos ganar terreno. Para ello deberemos aprender a ser rápidos construyendo y realizando un ataque constante, por supuesto también con un ojo en cubrir nuestros puntos débiles.

El juego es bastante sencillo, pero lo que lo mata son las horribles mecánicas para lanzar nuevas torres, ya que los controles en consola dejan mucho que desear por ser poco intuitivos y esta es sin duda una de las mecánicas que vamos a utilizar una y otra vez, por lo que se hace pesado.

Siegecraft Commander dispone también de modo multijugador, en el que ambos jugadores deberán lidiar con los controles y elegir entre una estrategia de defensa y contraataque o una de ataque rápido (rush) para sorprender al enemigo.

En cuanto al apartado gráfico y sonoro poco más podemos decir más allá de que cumplen su función, lo que acaban de rematar un juego aceptable pero que no destaca demasiado. Por lo que en conclusión lamentablemente tengo que decir que se trata de un juego que pintaba mucho más interesante de lo que realmente es, lo que finalmente reflejo en su puntuación.

Siegecraft Commander 5/10

Lo Mejor:

  • Combinación interesante entre juego de estrategia y Turret Defence

Lo Peor:

  • Controles poco intuitivos
  • Estrategias muy limitadas

Comentarios