Está semana llegaba a las tiendas digitales de Switch, PlayStation 4, Xbox One y PC, Sinner: Sacrifice for Redemption, un juego claramente inspirado en la saga Dark Souls que pretende ofrecer una mecánica innovadora en cuanto al progreso del personaje.

La idea en sí es interesante, ya que el juego hace que después de superar cada boss tengamos que sacrificar algo para continuar luchando, lo que hace que cada combate posterior sea más complicado. Si a esto le añadimos que podemos elegir como superar cada boss y que podemos recuperar lo perdido a cambio de revivir a los boss para tomar otra estrategia de progreso la idea va mejorando.

Dark Star Game Studios tenia una buena idea de evolucionar las mecánicas de este tipo de juegos, pero la ejecución lamentablemente no está a la altura de la misma ya que el juego padece de varios problemas y de una falta de contenido bastante alarmante.

Sinner: Sacrifice for Redemption ofrece siete enemigos a superar con un planteamiento de juego de acción en el que deberemos recordar las mecánicas de ataques de los mismos para poderles hacerles frente esquivando sus ataques y atacando cuando sea oportuno. Por desgracia, estos grandes enemigos es lo único que hay y se siente muy decepcionante.

Al superar a cada uno de estos enemigos, se nos va a exigir ofrecerle un sacrificio para continuar con nuestra aventura, que puede ser desde rebajar nuestra salud, reducir la efectividad de nuestras armas o armaduras, o rebajar el numero de pociones que podemos usar. Siempre cosas que van a hacer mucho más complicado nuestro avance y nos obligan a planear cuidadosamente el orden en el que vamos a afrontar cada uno de los jefes. Una vez superados todos los jefes afrontaremos uno final, al cual deberemos derrotar con los siete sacrificios que hayamos tomado.

En cuanto al personaje principal, se trata de un veterano guerrero que busca la redención que le permita reencontrarse con su amada en este mundo medieval oscuro y desesperante. En cuanto a jugabilidad, sus movimientos son lentos y hacen que los combates sean bastante genéricos, batallas que además no mejoran si tenemos en cuenta que los jefes finales no aportan nada nuevo al género en cuanto a movimientos y se basan en los patrones típicos que podemos encontrar en cualquier otro.

Contamos con un medidor de energía que nos limita los movimientos que podemos realizar, el cual reduce todavía más las posibilidades a la hora de enfrentar a los jefes y lo resume todo a prácticamente unas pocas estrategias validas a la hora de afrontarlos. Esta barra de energía se consume rápidamente, por lo que nos veremos muchas veces con la energía justa para entrar a dar un golpe y tener lo justo para esquivar para salir del combate para volver a recargar.

Tampoco ayuda a mejorar los combates que las hitboxes (la detección de cuando atacamos a los jefes) no esté bien realizada o que el personaje sufra de bugs cuando se encuentra con algunas partes del terreno, quedándose atascado y dejándonos vendidos ante el enemigo. Por lo que al final la lucha es un poco contra el boss y otro tanto contra los problemas del juego.

Gráficamente el juego no está mal, ya que los diseños de los personajes son interesantes y responden bien a la estética oscura medieval de fantasía que quieren representar, pero tampoco estamos hablando de un apartado gráfico ejemplar, ya que los escenarios y algunos detalles son más propios de un juego indie.

Hemos probado la versión PC y la de Nintendo Switch, y obviamente la de PC con la posibilidad de jugar a 4K gana bastante, mientras que en Switch los dientes de sierra son muy evidentes y llegamos a tener ralentizaciones durante los combates, lo cual es bastante inaceptable teniendo en cuenta que se trata de un juego de un solo enemigo.

En cuanto a banda sonora, los temas son bastante flojos y se limitan a poco más que ambientar sin realzar la importancia de los combates contra los jefes, sin duda una decepción para un juego de acción.

En conclusión, Sinner: Sacrifice for Redemption es una idea muy interesante y llega a cobrarse su interés como si de un juego arcade se tratara en aquellos que quieren un desafío a superar, ya que intentaremos una y otra vez eliminar a los jefes hasta que finalmente demos con el cómo.

Lamentablemente la ejecución de esta buena idea no ha estado a la altura y la escasez de contenido de la mano de un apartado jugable y sonoro mejorable, ha hecho que un juego indie que podría haber marcado un antes y después, se quede en poco más que una aventura agridulce. Por lo que finalmente hemos optado por darle un aprobado raso a Sinner: Sacrifice for Redemption.

Sinner: Sacrifice for Redemption 5/10

Lo Mejor:

  • Concepto muy interesante de los sacrificios

Lo Peor:

  • Solo 8 batallas contra boss es muy poco contenido
  • Numerosos fallos
  • Banda sonora mediocre para un juego de acción

 

 

 

 

Comentarios