Esta semana pasada recibíamos para review a Base One, un título para PC desarrollado por PixFroze! y editado por Blowfish Studios que pretenden dar un golpe de aire fresco a los simuladores de gestión ofreciendo la oportunidad de gestionar una base espacial. Como parte de nuestro análisis descubrimos el juego el pasado jueves en el stream de Gamerbits tras el fin del embargo de vídeo y hoy traemos la review puntuada en cuanto ha estado disponible esta posibilidad.

La idea de Base One es bastante interesante, ya que el juego presenta los habituales modos de Campaña con tutorial donde podremos ir aprendiendo poco a poco a gestionar y construir nuestra estación, acompañados de una historia interesante de exploración espacial. Por otro lado tenemos el modo de partida personalizada, que nos permite ir avanzando libremente fuera de las misiones e ir investigando para descubrir nuevos modulos.

La mecánica básica

Como habitualmente ocurre en los títulos de gestión, city-builders o simuladores, empezamos siempre con lo mínimo, que en este caso se traduce en un modulo principal que alberga dos bases para trajes espaciales, dos estaciones de kits de reparación, una exclusa inferior para paseos espaciales y el sistema logístico. Este es el modulo principal y funciona independiente del resto de la estación, con su propia generación de energía, oxigeno y calefacción, por lo que solo nos tendremos que preocupar de el en cuanto a los recursos, ya que los trajes y los kits se van deteriorando o agotando.

Desde el modulo principal podemos comenzar a ampliar nuestra estación en cuatro direcciones distintas mediante la construcción de nuevos módulos, cada uno de ellos permite realizar un tipo de actividades, como por ejemplo los más principales son los de mantenimiento para baterías y soporte vital o el de energía que despliega paneles solares adicionales. Poco a poco tendremos que ir añadiendo más módulos según nuestras necesidades, investigar otros o utilizar aquellos que nos proporcionen en las misiones de campaña, por lo que la estación puede crecer linealmente en alguna de las direcciones, en varias o comunicar a todos los módulos entre sí.

La estación obviamente no está vacía, ya que los tripulantes juegan un papel fundamental a la hora de poder realizar las diferentes actividades y necesidades de la estación, los más básicos sabrán las habilidades de montaje y/o reparación, pero podemos tener otros capaces de investigar, crear objetos, especializados en biología o simplemente médicos que permita curar a aquellos que sufran algún incidente.

Los tripulantes necesitan de oxigeno y calefacción para poder entrar a los módulos adicionales de la estación, sino, solo podrán realizarse tareas básicas con el traje espacial. Es aquí donde comienzan los problemas con las mecánicas del juego, ya que lejos de funcionar todo como una red automatizada donde podemos añadir energía, oxigeno y calefacción como ocurre en otros juegos de gestión, en Base One se hace todo de forma manual, independiente y con capacidades limitadas. Pronto encontraremos que el modulo de energía permite conectar a todas las baterías, las baterías pueden conectarse a todo para alimentar todo tipo de maquinas, pero deberemos crear una maquina de soporte vital para cada uno de los módulos independientemente, lo que implica que el espacio en un modulo de mantenimiento donde solo hay cuatro slot para baterías o soporte vital es bastante limitado.

Esta extraña mecánica provoca que tengamos que optar por dejar partes de la base sin soporte vital para centrarnos en otras donde los tripulantes necesiten para su vida diaria o para su trabajo, no tardaremos mucho en descubrir que el “4” es el número mágico en Base One para todos los módulos, cuatro camas, cuatro espacios en la cantina para distribuir entre mesas o maquinas de bebida o comida y así, absolutamente todo. La gestión es muy manual y en ocasiones es bastante compleja, por suerte, el juego está en español, por lo que es fácil entenderlo todo para los jugadores no iniciados.

Conclusiones

La propuesta de Base One es en su “base” bastante buena, gestión de una estación espacial que podría dar muchas horas de juegos tratando de realizar la configuración más eficientemente posible. Pero lamentablemente el equipo de desarrollo parece haberse centrado más en el aspecto gráfico y narrativo del título, descuidando el aspecto jugable general.

La primera de las pegas está en que Base One está pidiendo automatización de muchas mecánicas a gritos, si una base pequeña ya puede convertirse en una terea tediosa de gestionar, una grande se puede convertir en toda una pesadilla de conexiones. Si bien este sistema pretende una gestión de cada modulo y ahorrar en aquellos donde ciertos servicios no son necesarios, finalmente deja mucho que desear, ya que como jugadores no se siente un sistema práctico.

El segundo problema que hemos encontrado es que los bugs en la IA de los tripulantes son la norma en Base One, en la segunda misión de la campaña en una pequeña base ya teníamos a un tripulante perdido para siempre en el espacio sin moverse a su tarea de forma permanente, lo que solamente no le bloqueaba a el, sino también a su tarea a realizar. El juego no permite gestionar el abandono de la tarea, para que pudiera volver a la base, por lo que es necesario reiniciar cuando ocurre o dar por hecho que hay que avanzar sin ese tripulante.

Desgraciadamente el problema con la IA de los tripulantes no es algo ocasional, no tardamos mucho en encontrarnos que al ampliar la estación y añadir más tripulantes, esto se convierte en la norma, ya que como veréis en las imágenes los tripulantes se acumulan en un rincón y esperan a su muerte en el. Cuanto más tiempo pasa, más tripulantes se unen a la “fiesta”, lo que hace que el avance en el juego sea imposible y la experiencia de Base One, que ya dejaba algo que desear por sus mecánicas, me haga puntuar el juego con un claro SUSPENSO y no otorgarle ni el mínimo de nuestros galardones.

Puntuación final: 35/100

Aunque la idea es buena, los errores de ejecución final y algunas mecánicas no muy intuitivas me obligan a optar por el suspenso para Base One. Posiblemente corrigiendo los errores y haciendo el juego jugable a más allá del corto plazo, el juego aprobaría en nuestra nota.

Lo mejor:

  • Buen apartado gráfico
  • Campaña con historia atractiva

Lo peor:

  • Ausencia de automatización de gestiones simples
  • Lo complejidad no siempre es divertida, las conexiones entre módulos y maquinas son tediosas
  • Demasiados bugs para ser jugable
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios