Todd Howard ha confirmado en una entrevista al medio GameStar que los futuros títulos de Bethesda, Starfield y The Elder Scrolls VI, seguirán usando el antiguo motor gráfico Creation Engine que lleva usándose desde The Elder Scrolls IV y Fallout 3.

“Para Fallout 76 hemos cambiado mucho. El juego utiliza un nuevo renderizador, un nuevo sistema de iluminación y un nuevo sistema para la generación de paisaje. Para Starfield incluso más de eso cambia. Y para The Elder Scrolls 6, aún más allá en el horizonte. Nos gusta nuestro editor. Nos permite crear mundos realmente rápidos y los modders lo saben realmente bien. “Hay algunas formas elementales en que creamos nuestros juegos y eso continuará porque eso nos permite ser eficientes y creemos que funciona mejor”.

Tal cual dice Howard, Fallout 76 sigue utilizando este motor, ya que es el mismo que usó Fallout 4 con bastantes modificaciones encima en cuanto a nivel gráfico para añadir cierto aire de novedad. Pero lo cierto es que el motor Creation Engine de Bethesda es terriblemente viejo y sigue arrastrando muchos problemas que siguen repitiéndose a cada juego que llega con el.

Uno de los principales problemas del Creation Engine es que las físicas están íntimamente ligadas al framerate o que no es posible añadir el FOV, tal cual ha sido señalado en los recientes cambios de Fallout 76. Por supuesto, los gráficos que puede conseguir también están lejos de las novedades actuales, por lo que hasta cierto punto no entendemos las “ventajas” de seguir usando un motor que también recibe muchas criticas por su sistema de animaciones decepcionante.

En cuanto a rendimiento también despierta dudas, ya que el futuro va a estar lleno de procesadores con cada vez más núcleos e hilos disponibles, un hecho que será evidente también en las consolas de nueva generación cuando se presenten, ya que la esperanza es que estas al menos equipen 6 o 8 núcleos con 12 o 16 hilos debido a la estructura de los nuevos procesadores de AMD basados en arquitectura Zen.

Por si fuera poco el motor de Bethesda tampoco parece ser compatible con las nuevas API Vulkan o DirectX 12, por lo que las limitaciones se hacen cada vez más evidentes según van pasando los años por muchos parches que vayan llegando para el mismo.

Más incomprensible para mi es todavía cuando Bethesda alberga bajo su seno motores gráficos como el de id Software que dan vida a Doom o Wolfenstein. El cual aún ha de demostrar su valía en mundos abiertos, pero que son más que evidentemente modernos al Creation Engine y superiores en varios niveles.