Biostar ha presentado hoy una nueva placa base ITX con SoC basado en APU AMD bastante interesante, se trata de la A68N-5600 que incorpora una APU AMD A10-4655 de cuatro núcleos Piledriver acompañado de una GPU 7620G fabricada en 32nm, todo con un TDP de 25W, por lo que la orientación es la de un equipo de un consumo ridículo, perfecta para soluciones industriales o para pequeños equipos multimedia.
El procesador llega con frecuencia de 2,0Ghz y turbo hasta los 2,8Ghz por lo que ya es de imaginar que su potencial como CPU esta bastante limitado para tareas más intensivas, en cuanto a soporte de memoria disponemos de dos DIMM en los que podremos instalar módulos de hasta 32GB DDR3 a 1333Mhz.
En cuanto a conectividad tenemos un puerto HDMI y un puerto VGA, dos puertos PS/2, dos USB 3.0, dos USB 2.0, audio de ocho canales HD Realtek ALC887, red gigabit Realtek RTL8111H y una ranura PCIe 2.0 x16 que electricamente funciona a x8, lo que abre la posibilidad a instalar una tarjeta gráfica dedicada.