Blizzard anuncio recientemente la creación de la Overwatch League, una competición profesional del popular juego de Blizzard. Como no podría ser de otra manera y debido a los continuos abusos que se han vivido en el mundillo de los jugadores profesionales, Blizzard ha estipulado unos mínimos acerca de los contratos para los mismos.
Los jugadores de Overwatch League tendrán que recibir como mínimo un salario de 50.000 dólares anuales, una cantidad que se encuentra en la media de los hogares en Estados Unidos y que garantiza unas condiciones de vida dignas a los jugadores. Además, los equipos deberán de ofrecer un seguro de salud privado y un plan de pensiones para sus jugadores, lo cual todavía mejora aun más las condiciones mínimas para cualquiera de los jugadores. Los equipos habrán de distribuir entre sus jugadores al menos el 50% de los beneficios al finalizar la temporada, por lo que los jugadores también se verán recompensados por sus resultados, habrán de hacerse cargo del alojamiento y viajes de sus jugadores, y finalmente deberán proporcionar instalaciones de entrenamiento para los mismos.
Las condiciones mínimas son bastante buenas y aseguran que todas las necesidades de los jugadores están cubiertas, y que Blizzard mantendrá el control de que los equipos paguen a sus jugadores por los premios recibidos en un intento de evitar escándalos que se han dado en otros equipos profesionales.
Los equipos tendrán acceso durante la primera temporada a un monto total de 3,5 millones de dólares en premios por parte de Blizzard, de los cuales un millón de dólares queda reservado para el ganador de la primera temporada. Aunque los patrocinadores tanto de equipos y de eventos incluirán otras cantidades a los torneos o para los equipos.

Comentarios