El medio Kotaku ha publicado un enorme articulo donde han podido recoger testimonios de exempleados y empleados actuales de Blizzard que revelan varios secretos de la compañía, en concreto de la franquicia Diablo.

Estas declaraciones anónimas revelan que se ha cancelado una segunda expansión para Diablo III, ya que entre finales de 2013 y comienzos de 2014, Blizzard decidió cancelar este nuevo contenido, dejando a los desarrolladores con la sensación de que la compañía ya había perdido la fe en que Diablo III fuera un éxito y querían centrarse en una nueva entrega. Ya que ni con el éxito de Reaper of Souls que de alguna manera corrigió los errores de el lanzamiento original, se consiguió vender lo suficiente para convencer a Blizzard.

Este equipo de desarrollo sin embargo, no fue a parar a Diablo IV, sino que los miembros fueron recolocados en juegos como World of Warcraft y Overwatch, lo cual dejó a Diablo sin un equipo de desarrollo potente, totalmente dispersado en otros trabajos. Los que quedaron con el tiempo comenzaron a trabajar en Diablo IV, que tenia como nombre en clave “Hades” y como director a Josh Mosqueira. Este equipo sin embargo quería salirse de la línea tradicional y apostar por un nuevo tipo de juego, que pasaba por convertir a Diablo en un juego de acción en tercera persona a lo Dark Souls.

Este nuevo concepto para Diablo IV apostaba fuertemente por un juego difícil y una ambientación gótica que nos llevaría hasta mazmorras, pero los mismos empleados sabían que este juego introducía tantos cambios en la franquicia que dudaban de que el juego fuera finalmente a tomar el nombre de Diablo. Después de dos años en 2016, este juego fue cancelado y Mosqueira dejó la compañía, lo cual dejo al equipo trabajando en Despertar del Nigromante que ya fue lanzado para Diablo III y un nuevo proyecto llamado “Fenris”.

Fenris era el nuevo nombre en clave para Diablo IV y se comenzó a trabajar en el desde 2016, ya que el equipo capitaneado ahora por Luis Barriga se sentía mucho más complacido con el desarrollo del juego y que forma estaba tomando. En Fenris sus desarrolladores sienten que han “abrazado a la oscuridad” algo que era necesario para devolver a la franquicia Diablo a sus orígenes y alejarse del concepto fallido de la tercera entrega, de hecho, los empleados hablan de que Diablo IV se parece más a Diablo II y que la estética “cartoon” de la tercera entrega ha desaparecido por completo.

Diablo IV recupera según los empleados de Blizzard la oscuridad de Diablo II y hablan de el como una versión “modernizada” del popular título. Pero desde la compañía quieren introducir elementos MMO que se inspiran en Destiny, ya que se quiere hacer que algunos puntos de la partida como las ciudades sean espacios de reunión de los jugadores, donde se puedan hacer algunas actividades como formar grupos, comerciar o otras novedades.

La razón por la que “Fenris” o Diablo IV no se mostró durante la Blizzcon 2018 fue que el juego se encuentra todavía en una etapa de desarrollo demasiado temprana, ya que los empleados calculan que el juego no estará disponible hasta 2020 o más adelante. Uno de los aspectos que no se ha cerrado todavía del juego es por ejemplo si se jugará en la tradicional perspectiva isométrica o en tercera persona, lo cual hace mucho más entendible que no se mostrase nada durante el evento.
Otro detalle sobre la mesa es como se monetizaria Diablo IV, ya que los empleados aseguran que Blizzard mira con buenos ojos a Hearthstone y Overwatch como ejemplos de hacer dinero a lo largo del tiempo, pero que mientras que los desarrolladores saben que esto ha hecho mucho daño, Blizzard lo ve cada vez con mejores ojos. No obstante, los rumores señalan que esto mayormente se debe a la influencia de Activision.

Dejando de lado ya a Diablo IV, los empleados hablan también de Diablo Immortal, dejando claro que es un proyecto que se ha creado con su mirada fijada en China que se desarrolló junto a la firma NetEase que opera en esta región. El juego originalmente iba a ser exclusivo del mercado chino según los planes de Blizzard, pero que finalmente se optó un año después por lanzarlo en Occidente.

Según uno de los empleados de Blizzard, los jugadores chinos no son demasiado exigentes con la calidad de los títulos que juegan, por lo que no dan importancia a la tasa de fotogramas de los juegos y algo que en Occidente se consideraría un juego en fase alfa, en China se considera un juego completado.

Al parecer el cambio de planes de Blizzard respecto a Diablo Immortal, hizo que se invirtiera un año adicional en su desarrollo y se preparara su anuncio a nivel global, un proyecto que por lo que saben se ha unido a varios otros desarrollos de juegos para móviles en la compañía, como por ejemplo dos basados en World of Warcraft. Uno de los juegos basados en WoW sería una batalla entre mascotas, mientras que el segundo sería un Pokémon GO para jugar en la calle.

Los empleados de Blizzard reconocen que la compañía está muy entusiasmada con la posibilidad de trabajar en esta plataforma y que el propio equipo de desarrollo dispone de muchos jugadores de juegos para móviles, por lo que no se trata de una imposición desde los altos cargos, sino ideas comunes.

Aunque viendo el éxito del anuncio de Diablo Immortal, es más que probable que Blizzard se cuide con los anuncios de juegos para móviles si no han presentado más contenido para los usuarios de PC que son su mayor base de fans.

Comentarios