De nuevo la industria del videojuego se ve sometida a un escandalo de acoso y discriminación sexual, ya que el DFEH del estado de California en Estados Unidos (Departamento de Igualdad en el Empleo y la Vivienda) ha lanzado una demanda contra Activision Blizzard en la que se acosa a la compañía de fomentar culturas de acoso sexual y discriminación para las empleadas por su género.

La demanda se sostiene en una investigación que lleva en curso más de dos años en la que se recogen testimonios aterradores de lo que ha llegado a suceder mayormente en el equipo de desarrollo de World of Warcraft, donde los demandantes sostienen que el ejecutivo ha convertido el estudio en una especie de fraternidad de universidad donde los empleados masculinos disfrutan a lo grande de jornadas de alcohol y diversión mientras que las empleadas se quedan trabajando o las someten a acoso sexual. La cosa obviamente no queda aquí, ya que algunas empleadas y ex-empleadas relatan como se hacen bromas con la violación y se hace burla de su físico en un entorno donde la ejecutiva y el departamento de recursos humanos no solo lo permite, sino que carga contra las empleadas que denuncian estas actividades llegando a suspender sus bonus económicos por motivos de “bajo rendimiento”.

Este caso ya lo hemos vivido con Ubisoft y con Riot games, siendo el caso más parecido el del editor francés donde se detallan todo tipo de conductas de acoso sexual por la directiva y algunos empleados a su cargo, que alentados por sus superiores realizan este tipo de comportamientos con el respaldo de la empresa. Las denunciantes también afirman que los ascensos brillan por su ausencia entre sus compañeras, ya que la empresa alega motivos de la posibilidad de que queden embarazadas y se ha recogido algún caso en el que afirman que se las ha llegado a expulsar de las salas dedicadas a la lactancia para usarlas de salas de reuniones.

Entre los casos más preocupantes se destaca la presencia de una “Crosby Suite” en referencia al cómico y presunto violador Bill Cosby, en el que un director creativo de World of Warcraft cometía todo tipo de acosos sexuales, aunque esta persona ya habría abandonado la compañía de forma discreta en 2020 tras 14 años en la compañía e incluso ha eliminado ya su perfil de LinkedIn.

Por ahora Activision Blizzard ha negado en un comunicado a los medios las acusaciones y señalan al estado de California como “irresponsable” por estar expulsando del Estado a las mejores empresas de Estados Unidos. El editor afirma haber cooperado con la DFEH durante toda la investigación, aunque los acusa de haber distorsionado los casos y haber lanzado acusaciones falsas. Finalmente, Activision Blizzard dice haber realizado cambios desde el inicio de la investigación, por lo que la imagen que en todo caso representa la DFEH está lejos de ser la actual de la compañía.

Fuente: The Verge

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios