Raven Software ha anunciado que la semana pasada se produjeron un total de 50.000 baneos permanentes de jugadores tramposos en Call of Duty Warzone, una oleada de expulsiones que ha centrado su objetivo en infractores reincidentes.

Hasta la fecha los jugadores baneados permanentemente de Call of Duty Warzone suman más de 500.000 desde que se lanzará el Battle Royale en marzo de 2020, una cifra que no puede parecer muy alta frente a los 100 millones de jugadores del juego, ya que la cifra de baneos representa “tan solo” el 0.5%.

Amos Hodge, Director Creativo de Warzone, comentaba en el mes de abril que entendía la frustración de los jugadores por el problema de los tramposos en el juego y aseguraba que se estaba realizando un gran trabajo detectando 24/7 los habituales de las trampas en los shooters como los aimbots, wallhacks, hacks de texturas, inyectores y más. Luego añadía que era frustrante ver como el mejor de sus trabajos se estaba viendo arruinado por los tramposos.

El problema sigue siendo que un juego tan popular como Warzone está literalmente plagado de tramposos, ya que los baneos representan al 0.5% de los jugadores totales, pero obviamente hablar de 100 millones de jugadores representa las cuentas registradas a un juego free-to-play, no el número de jugadores activos actual. El baneo de 50.000 jugadores en la última oleada supone que habían en activo decenas de miles de jugadores tramposos en el juego hasta hace una semana, lo que no son buenas noticias para Warzone precisamente, ya que al ser mayormente infractores reincidentes, deja claro que estos usuarios encontrarán la manera de volver al Battle Royale.

Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios