Las compañías de videojuegos chinas han sufrido un gran revés en el precio de sus acciones tras un articulo desafortunado de un medio controlado por China en el que señalaban a los videojuegos como “Opio Espiritual”.

Este articulo, publicado por Economic Information Daily, una publicación de Xinhua News Agency (controlada por el estado) venia a comentar el problema de la adicción a los videojuegos, a los cuales señalaba no solamente como “Opio Espiritual” sino también como drogas electrónicas. Unas declaraciones harto ignorantes, como las que solemos ver en España de tanto en tanto en la prensa clásica, que hace poco también nos sorprendía con otro lamentable episodio.

La referencia al Opio comparada con los videojuegos es más seria de lo que parece en el mercado Chino, ya que más allá de la referencia a la droga, supone una referencia a “Las Guerras del Opio”, un episodio lamentable de la historia China donde el Imperio Britanico y más tarde Francia, lucharon por la entrada masiva de esta droga en China, que se importaba por sus altos beneficios a costa de los problemas de adicción que provocaba en la población.

Obviamente, la referencia a la droga que tantos problemas generó históricamente llegaba con la intención de dañar la imagen de los videojuegos en China, país que actualmente ya impone un máximo de 90 minutos diarios entre semana de juego a los menores de 18 años y tres horas como máximo durante el fin de semana, una medida que se tomó para evitar que los menores pasarán gran parte de su tiempo libre en los cibercafés, negocios que abundan en China.

Lo que quizás el medio chino no había entendido antes de su articulo tremendamente ignorante es el tamaño de la industria del videojuego en China con sus propias empresas, ya que en un solo día Tencent llegaba a perder el 11% de su valor, arrastrando consigo a todas las empresas donde Tencent a nivel mundial mantiene inversiones, como por ejemplo Activision Blizzard, Ubisoft, Riot Games, Frontier Developments, Discord, Funcom, Epic Games y muchas más. Otras empresas afectadas eran NetEase y Perfect World, pero en general todas las empresas chinas de videojuegos veían sus acciones en descenso.

El daño ya estaba hecho, y a pesar de que a últimas horas del día el articulo ha sido rectificado y algún medio señalaba tímidamente mediante fuente anónima que el articulo no reflejaba la postura oficial del estado, no se conseguía invertir la caída de las acciones, que finalmente han terminado en negativo, mostrando que claramente los inversores desconfían de la postura del mercado chino respecto a los videojuegos.

Desde luego, esta representa la primera vez que un ataque de la prensa tradicional contra los videojuegos resulta en un golpe al valor de las empresas de videojuegos real, aunque mayormente se ha debido al control de China sobre sus medios al considerarse posturas oficiales del Partido Comunista Chino.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios