China es hoy en día el principal país productor de tecnología, ya que la mayoría de productos como smartphones, placas base, tarjetas gráficas, procesadores o cualquier otro tipo de producto tecnológico sale muy probablemente desde sus fabricas.
En los últimos años hemos asistido a un cambio radical en el mercado de la NAND y la DRAM, ya que la masificación y popularidad de ambos tipos de memoria ha provocado graves faltas de stock y un incremento de precios alarmante. En consecuencia, la mayoría de productos que usamos habitualmente como SSD, tarjetas gráficas, consolas, teléfonos móviles o memoria RAM han incrementado su precio notablemente durante los últimos años.
China sabe que su principal mercado tecnológico se ve amenazado por las graves faltas de stock, ya que esta falta de producción de la materia prima de muchos productos tecnológicos hace que el numero de dispositivos máximos que se pueden vender por otros fabricantes se reduzca o que algunos productos no puedan comercializarse por el incremento de precios. Por lo que desde el Departamento Chino de Desarrollo Nacional y la Comisión de Supervisión de Reforma de Precios, se ha iniciado una investigación contra los principales productores de DRAM y NAND (como pueden ser Samsung, Micron, SK Hynix y otros) ante las sospechas de que se pudieran estar pactando precios o limitando el stock que llega al mercado para provocar estas subidas. Xu Xinyu, portavoz Chino, comentaba lo siguiente:
 

“Hemos notado el aumento de los precios y prestaremos más atención a los problemas futuros que puedan ser causados ​​por la “fijación de precios” en el sector.”

 
Empresas como Samsung ya fueron condenadas en el pasado por fijar precios en la DRAM y por fijar precios de pantallas LCD, por lo que las sospechas de una trama similar están en el aire y las compañías podrían enfrentar duras sanciones si han perjudicado al mercado Chino de alguna manera fijando precios o limitando el stock.
 

Comentarios