Parece ser que Intel está defendiendo rigurosamente el dominio sobre su propiedad intelectual, la arquitectura x86. AMD es el único que posee una licencia en activo de x86, que actualmente le permite tener una línea competitiva de procesadores a través de todos segmentos de mercado. Es por esto que todos los fabricantes que no cuentan con una licencia x86 contaban con tener una oportunidad de competir en ese segmento del mercado gracias a Microsoft, el fabricante líder mundial de sistemas operativos de PC.
Esto es debido a que Microsoft va a permitir la emulación de su API Win32, que está diseñada inherentemente para la arquitectura x86, en la arquitectura ARM licenciada, que como ya sabéis, está ampliamente licenciada por muchos fabricantes. Qualcomm, uno de los fabricantes de CPUs ARM más grandes, impulsó loas PC convertibles 2-en-1 (notebook-to-tablet) acompañados de sus procesadores Snapdragon, que ejecutan Windows 10, con soporte para el software Win32, además de las aplicaciones UWP de Microsoft a través de emulación.
El rendimiento conseguido por esta emulación Snapdragon + Windows 10 es tan impresionante con la duración de la batería y el rendimiento, que los principales fabricantes de PC como Lenovo, HP y ASUS se han alineado para licenciar el diseño y crear sus propios diseños. Esto impactaría duramente en la línea de flotación de Intel, ya que los fabricantes de SoC con grandes presupuestos de investigación y desarrollo como Qualcomm, Samsung y NVIDIA, que cada uno tiene licencias ARM, podrían cada vez lanzar PCs completamente compatibles con Windows 10 cada vez más rápidos emulando x86 pudiendo perjudicar la enorme presencia de Intel en el ecosistema.
Es por esto que Intel dejó caer el martillo a principios de esta semana, en una nota pasiva-agresiva sin tomar nombres, advirtiendo a Microsoft y Qualcomm para que cesen sus esfuerzos de construir dispositivos de este tipo.
 

 
Intel tiene más de 1.600 patentes relacionadas con x86, y aseguró que acoge con satisfacción “la competencia legal”, pero no permitirá la “infracción ilícita de patentes”. Os dejamos parte del comunicado por parte de Intel:
 
Ha habido reportes de que algunas compañías pueden intentar emular el ISA x86 exclusivo de Intel sin la autorización de Intel. La emulación no es una tecnología nueva, y Transmeta fue la última empresa en afirmar haber producido un procesador x86 compatible con técnicas de emulación (“morphing de código”). Intel reforzó las patentes relacionadas con las mejoras de conjunto de instrucciones SIMD contra la implementación x86 de Transmeta, aunque utilizó la emulación.
Sólo el tiempo dirá si los nuevos intentos de emular el ISA x86 de Intel cumplirán un destino diferente. Intel acoge con satisfacción la competencia legal y confiamos en que los microprocesadores de Intel, que han sido específicamente optimizados para implementar el ISA x86 de Intel durante casi cuatro décadas, ofrecerán experiencias asombrosas, coherencia entre aplicaciones y una amplia gama de ofertas para los consumidores y para las empresas. Sin embargo, no damos la bienvenida a infracciones ilegales de nuestras patentes, y esperamos que otras compañías sigan respetando los derechos de propiedad intelectual de Intel.
 
Intel parece haber hablado claro a Qualcomm y Microsoft, que si continúan por este camino, tendrán que quitar el soporte para aplicaciones Win32 de su dispositivo, haciendo que sólo ejecute aplicaciones UWP o prepararse para una larga batalla entre dos compañías Fortune 500 con miles de millones de dólares en presupuestos legales.
 

Comentarios