Los primeros detalles de los nuevos procesadores de octava generación Intel Amber Lake han surgido gracias a una revelación de la web Lab501. Los nuevos procesadores llegan con la coletilla “Y” y utilizaran el nodo de 14nm++ de Intel, para sustituir a la anterior generación mejorando frecuencias.

El objetivo de Amber Lake-Y es utilizarse en tablets, 2en1, ultrabooks y equipos portátiles económicos, ya que su doble núcleo y GPU integrada marcan un TDP de tan solo 5W.

Intel lanzaría tres modelos basados en esta arquitectura, liderados por el nuevo Core i7-8500Y con dos núcleos y cuatro hilos, el cual llega marcado a 1.5Ghz con un Boost hasta los 4.2Ghz para un solo núcleo y 3.6Ghz para ambos. Esto supone una mejora frente a su antecesor Core i7-7Y75 que llegaba con una frecuencia base de 1.3Ghz y alcanzaba los 3.6Ghz en un solo núcleo.

El nuevo chip llega junto a unos gráficos Intel UHD 615 y 4MB de cache L3, y su TDP de 5W es completamente configurable, por lo que podremos encontrar procesadores con más frecuencia y otros con menos según el diseño donde vayan a estar integrados.

Los otros dos procesadores son los Core i5-8200Y y Core m3 8100Y, que basicamente son el mismo procesador pero con la frecuencia base reducida hasta 1.3Ghz y 1.1Ghz respectivamente, mientras que los Boost quedan en 3.9Ghz y 3.4Ghz. Ambos también suponen una mejora frente a sus predecesores.
El lado decepcionante es que Intel sigue vendiendo Dual Core en 2018, que aún con mejoras evidentes en frecuencias siguen marcados como i7 e i5 buscando la confusión de los usuarios desconocedores de lo que están comprando.