El nuevo diseño de PlayStation 5 en la primera revisión de la consola de nueva generación de Sony ha provocado cierta polémica, ya que el desmontaje de la consola ha revelado que los 300 gramos adelgazados de PS5 se deben mayormente a un disipador que se ha reducido, tal cual como revelaba el youtuber Austin Evans.

Digital Foundry también se ha lanzado a analizar el nuevo modelo de PlayStation 5, donde Richard Leadbetter ha dado una conclusión tranquilizadora a los nuevos compradores del modelo revisado, quitando importancia a la reducción del disipador asegurando que para el usuario final la experiencia es exactamente la misma.

“El quid de la controversia que rodea al video de Evans se deriva de su opinión de que la nueva PS5 es peor que la anterior; su opinión es que una nevera más pequeña hecha de materiales menos eficientes produce una máquina más caliente. Una teoria cuando observa las reducciones de masa y material, pero la cuestión de si hace más calor o no, no se puede determinar midiendo la salida de calor del escape solo e incluso si funciona unos pocos grados más caliente, es posible que todavía sea dentro de las tolerancias del fabricante”.

El testeo de Digital Foundry se ha basado en varias horas de juego de Control, un juego bastante demandante en PlayStation 5 considerando la presencia de Ray Tracing, lo que finalmente concluye con:

“Este es más o menos el mismo consumo máximo de energía que mi PS5 de lanzamiento , lo que sugiere que el procesador principal no se ha cambiado, pero lo que es más importante, la acústica de la nueva consola no se ha ajustado en absoluto en un grado notable en las horas que ha transcurrido la escena. aún debe probarse si la máquina está más caliente o no, pero la lógica sugiere que si el nuevo conjunto de enfriamiento no estuviera a la altura de la tarea, el ventilador aumentaría en velocidad y volumen para expulsar la acumulación de calor. Esto no parece estar sucediendo, y horas después, el consumo de energía sigue siendo constante también”.

Sin embargo, las conclusiones de Leadbetter son simplemente con la máquina encendida, por lo que prometen un análisis más exhaustivo en el futuro. En mi caso, ya opiné en el artículo anterior que un disipador más pequeño no tiene por qué ser necesariamente peor, ya que Sony parece haber ubicado mejor las torres principales exponiendolas mejor a la ventilación y el rediseño de la turbina también sugiere una mayor presión, por lo que con una menor velocidad el rendimiento debería incluso haber aumentado a pesar de que la salida de ventilación de la consola pueda haber incrementado algún grado respecto al modelo original. El factor para apoyar esta teoría es que basicamente como afirma Leadbetter de DF, la nueva PS5 tiene margen todavía para elevar la ventilación partiendo de una sonoridad menor, lo que mejoraría el rendimiento sin afectar al funcionamiento de la consola.

Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.
Suscríbete!
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios