La noticia de la semana en cuanto al mundo televisivo y cinematográfico es sin duda la compra de Disney de 21st Century Fox por 71.300 millones de dólares, lo cual implica que Disney se hace con una gran bolsa de propiedades intelectuales, canales de televisión y estudios de cine de Fox en un acuerdo que será histórico.

Con esta compra Disney engorda más como uno de los principales proveedores de la industria de entretenimiento, siendo propietaria ahora de los derechos de los X-Men, Deadpool y Los Cuatro Fantásticos para su casi monopolio de personajes Marvel, que ahora podrán unirse al MCU si fuera necesario. Mientras que series como Los Simpson, Futurama, Expediente X o Padre de Familia pasan al repertorio Disney.

Disney también consigue con el acuerdo el 60% del servicio de vídeo en streaming Hulu y canales como FX Networks o National Geographic. Aunque por otro lado se queda sin los canales deportivos y de noticias de Fox.

La compra de 21st Century Fox no ha sido fácil, puesto que su rival Comcast ha estado pujando hasta el último momento para intentar arrebatar la compra a Disney. Por ahora a Disney le toca reorganizar todas las nuevas propiedades intelectuales de cara al futuro, sobretodo en cuanto a personajes Marvel se refiere, ya que Los Cuatro Fantásticos o los X-Men podrían pasar a formar parte del MCU o anunciar nuevas cintas en los próximos años ya con los nuevos esquemas de Disney, mientras que el éxito de Deadpool casi pide permanecer sin cambios de cara al futuro a excepción de aparecer en el MCU, junto a los X-Men o otros héroes de Marvel como Spiderman.