ECS ha presentado hoy su nueva placa base ECS LEET Z370 Lightsaber, una continuación en su línea de placas base Lightsaber que comenzó en la serie 100 de chipset Intel. El nuevo modelo especialmente diseñado para los nuevos procesadores Coffee Lake, cuenta con un diseño VRM de 14 fases con condensadores de bajo perfil fabricados en tantalio, que unido a sus dos disipadores que dejan atrás la estética por la eficiencia dejan a la vista uno de las alimentaciones más serias que hemos visto hasta ahora.
La placa base cuenta con dos puertos M.2 instalados en direcciones opuestas y seis puertos SATA como solución de almacenamiento. En cuanto a la red Ethernet, se ha optado por una solución Killer E2500, mientras que en AUDIO se ha optado por una Realtek ALC1250 HD acompañada de condensadores japoneses de calidad, y amplificación intercambiable. La placa base también cuenta con características para overclock como los botones power y reset integrados y un display de tres dígitos para errores.
Finalmente la placa base cuenta con un sistema de doble BIOS seleccionables y extraibles en la zona inferior derecha. Desde luego un modelo que se verá poco por nuestro país, pero que es muy interesante.