En las últimas semanas hemos visto como varios de los principales desarrolladores han decidido eliminar su catalogo de juegos del servicio de juego en streaming GeForce Now de NVIDIA, pero hasta cierto punto hay que preguntarse que poder tienen los desarrolladores para eliminar su catalogo, ya que las copias que usa GeForce Now son las que el usuario ya tiene en sus bibliotecas y el servicio no vende ningún juego, solo ejerce de maquina virtual en el que reproducirlos.

El problema para los desarrolladores se debe al a falta de permisos por parte de NVIDIA para seguir ofreciendo su catalogo de juegos a través de su plataforma de streaming, ya que el paso de GeForce Now al modelo de suscripción de pago ha provocado que todos ellos quieran su obvia tajada por usar sus juegos bajo el servicio. Esto obviamente plantea dudas de uso sobre los juegos que los usuarios poseen, ya que los usuarios adquirimos una licencia del título que nos permite utilizarlo, pero los desarrolladores han introducido en los últimos años clausulas en el contrato de uso que impiden usar los juegos en maquinas virtuales o servicios de streaming sin su consentimiento.

Esto nos lleva a una situación en la que los DRM implementados en los juegos impiden a los usuarios usarlos donde quieran, ya que los desarrolladores entienden que el modelo Google Stadia es obviamente más interesante para ellos debido a que los jugadores tienen que comprar de nuevo el juego y que permitir el uso de una licencia bajo una plataforma de streaming puede provocar un efecto “Netflix” donde los usuarios compartan las cuentas de GeForce Now.

Es bastante irónico que en la era de la nube y de plataformas cada vez más accesibles, los desarrolladores se crean amenazados por un sistema que permite jugar a tus propios juegos desde cualquier parte, lo cual va orientado mayormente a plataformas móviles o equipos que no tienen la capacidad de potencia suficiente para reproducirlos por si mismos.

De hecho, somos nosotros quien le damos permiso a NVIDIA para instalar nuestra biblioteca de juegos, siendo NVIDIA la que bloquea esta instalación en su nube de datos almacenados para que no puedan utilizarla los otros usuarios del sistema. NVIDIA por su parte ha trabajado mucho en el sistema GeForce Now, y sin duda se trata de un sistema con un diseño bastante complejo pero bien terminado. Para GeForce Now se ofrecen planes gratuitos que limitan el uso a 1 hora y a haber equipos disponibles para su uso mediante un sistema de colas, o un plan de pago de 5,95€ en el que tenemos acceso prioritario junto con la posibilidad de usar la tecnología RTX en aquellos juegos donde esté disponible.

Lamentablemente mientras que los desarrolladores indie han visto en su gran mayoría con buenos ojos que los usuarios puedan jugar a sus juegos desde cualquier parte, desde los grandes como Bethesda o Activision Blizzard lo ven de otra manera, lo que me hace sospechar de alguna manera que las grandes compañías también andan preparando sus propios planes de juego en streaming y no precisamente a favor de sus usuarios que ya han comprado sus juegos.

No hace falta decir, que toda esta paranoia por la plataforma de NVIDIA deja en evidencia que los desarrolladores también van a estar en contra del streaming local en algún momento, ya que las conexiones en las viviendas de fibra óptica y la posibilidad de usar nuestro PC para hacer streaming a cualquier dispositivo, incluso fuera de casa son una realidad hoy en día. Mirando más hacia el futuro, no sería de extrañar que el disponer de varios PC en casa llegué a su fin en favor de un servidor local que sea capaz de entregar todo tipo de contenidos en casa y fuera de la misma, algo que van a facilitar también la instalación de redes 5G móviles de datos ilimitados.

Mucho me temo, que este es un caso para los tribunales, posiblemente los europeos que suelen estar más avanzados y rápidos en esta materia, ya que es entendible de alguna manera que un desarrollador no te permita usar un mismo juego en plataformas diferentes como ocurre en el caso de las consolas y PC. Pero no es entendible que un desarrollador te niegue el acceso a tu biblioteca de juegos si has contratado un servicio para tener una maquina virtual remota que lo ejecute.

Parte de este problema también es culpa de NVIDIA, dado que su forma de anunciar su servicio no es la correcta, ya que ellos mismos hablan del “catalogo” de juegos compatibles del que goza su servicio. Cuando en la realidad por contratar su servicio no existe ningún tipo de catalogo base como podría ocurrir con el servicio Xbox Game Pass, sino que estamos contratando un servicio de streaming para tus propios juegos desde una maquina virtual, y no un catalogo de juegos a lo Netflix.

Veremos si en el futuro aparecen otras compañías que ofrezcan este modelo de negocio, que sin duda es interesante para quienes no puedan adquirir un equipo gaming o no quieran hacerlo, pero sin duda ahora mismo el comportamiento de los desarrolladores no es el mejor, ya que al final es buscar un beneficio económico por licencias que ya se han vendido o lo que es lo mismo, cobrar una segunda vez por su uso, lo cual también seguramente sea caldo de cultivo para los tribunales.

Comentarios