En los últimos días Fornite y Sony han vuelto a ser noticia de nuevo por las limitaciones al Cross-play (juego cruzado entre plataformas) que generan polémica entre los jugadores. Una vez más hemos asistido como Sony con su consola Playstation 4 se esfuerza en aislar a sus jugadores del resto de plataformas o al menos de forma muy obscena, solo de las consolas.

La polémica volvía resurgir la semana pasada durante el E3 2018, cuando Nintendo durante su conferencia anunciaba la llegada del popular Fortnite a Nintendo Switch para unas horas despues de haberlo presentado. El juego llegaba unas horas después a la consola híbrida y los jugadores comenzaban a disfrutar del juego, pero aquellos que disponían de una Playstation 4 se encontraban con una amarga sorpresa al querer recuperar su progreso desde la cuenta de Epic Games, se les bloquea el acceso.

Cabe decir que los jugadores de Playstation 4 pueden usar su cuenta en PC o en móviles perfectamente, pero no en otras consolas como Xbox One y Nintendo Switch. Una limitación no impuesta por Epic Games, si no por la compañía japonesa, que dice de está manera controlar con quienes juegan los menores, claro que, no parece importarles demasiado en el caso de PC y Android/iOS por lo visto.

Con el tiempo, los jugadores de Switch/Playstation 4 han encontrado una manera de poder utilizar sus cuentas, aunque es algo molesta por la necesidad de tener que modificar la cuenta de Epic Games en cada ocasión. Pero realmente, ¿es esto necesario?.

Epic Games ha demostrado en varias ocasiones con oportunos “errores” que el crossplay entre todas las plataformas es perfectamente posible, y que es únicamente Sony quien limita esta posibilidad a sus jugadores. Las razones son más que obvias, Sony quiere mantener a los jugadores en su plataforma y obviamente quiere que sus amigos o familiares hagan lo mismo.

Phil Spencer (CEO de la división Xbox) hablaba de esto mismo sobre la polémica:

“Si le compraras a tu hijo una Xbox y yo le comprara a mi hijo una Playstation para su cumpleaños, los niños deciden ir a jugar Fornite juntos y descubren que no pueden jugar uno contra otro, eso parece que no ayuda demasiado a los consumidores.” .

“Por lo que si no ayuda a los desarrolladores y no ayuda a los consumidores, entonces no se siente como si esto estuviera ayudando a crecer el gaming para mi.”

Desde mi punto de vista, Spencer tiene toda la razón, ya que aunque podemos entender el punto de vista de “empresa”, en la que priorizas con la posición dominante de Sony el promocionar la consola entre los conocidos de tus usuarios para que puedan jugar juntos. En el mundo real estás estableciendo una especie de chantaje al usuario entrante en plan “si quieres jugar con tu amigo, tienes que comprar únicamente mi consola”.

Eso ha dejado dos bandos claramente definidos y en los que Sony se ha quedado sola en el bando anti-crossplay. Ya que tanto Microsoft como Nintendo apoyan el juego cruzado abiertamente, mientras que PC y las plataformas móviles no han presentado ningún problema en este aspecto.

De hecho, los desarrolladores ya son perfectamente conscientes de que seguir utilizando las plataformas cerradas de amigos como puede ser la de Steam, Nintendo o Xbox Live supone una barrera ante el juego cruzado. Por lo que muchos juegos han comenzado a integrar sus propias plataformas de amigos o utilizan una propia de su marca que pueda utilizarse como segunda capa en sus aplicaciones, como por ejemplo las cuentas de Epic Games.

Sony se ha quedado sola en este aspecto, pero la realidad es que su consola Playstation 4 sigue dominando a día de hoy el mercado de las consolas en cuanto a unidades vendidas. Lo cual hace más sencillo mantener su postura de seguir aislando a sus jugadores del resto de plataformas, mientras que prueba tímidamente con esta característica junto con PC o móviles, pero en la mayoría de casos limitando el no poder jugar junto a amigos y únicamente permitiendo jugar contra jugadores de las otras plataformas, como es el caso de Rocket League.

Microsoft por su parte ha jugado su carta del juego cruzado con Minecraft, el cual con la actualización Better Together permite a los jugadores de todas las plataformas unirse para jugar juntos. Aunque esta actualización está tardando en llegar a Nintendo Switch debido a el lógico problema que propone usar una cuenta Xbox Live para jugar con amigos, aunque debería llegar este mismo mes.

Con este panorama queda claro que el juego cruzado todavía se encuentra en un estado muy vulnerable frente a todo tipo de limitaciones impuestas por quienes quieren priorizar su plataforma frente a los deseos de los jugadores que no quieren que esta suponga una barrera para jugar con sus amigos.

En el lado contrario, ya se han comenzado a dejar ver en las redes sociales las primeras opiniones contrarias a este sistema. Entre las que se pide que nunca llegue a implantarse o que al menos se de la posibilidad a los jugadores de jugar únicamente con los de su plataforma. Para gustos colores, obviamente.

En cuanto a juegos que ofrecen este soporte, la situación es todavía peor, ya que el numero de los mismos es tan limitado que ahora mismo podríamos contarlos con una sola mano. El futuro por ahora tampoco es que sea prometedor, ya que muy pocos juegos anunciados han declarado incluir está característica a pesar de disponer de modos multijugador y lanzarse en varias plataformas.

Por lo que podemos ver venir que juegos como el próximo Fallout 76 que son completamente online, difícilmente incorporarán el juego cruzado y si lo hacen, tendrán que afrontar el elegir entre que plataformas pueden jugar, ya que Sony seguirá vetando a las otras consolas.

La solución no es fácil, ya que podríamos pensar que la solución pasa por que los desarrolladores comiencen a aislar a Playstation 4 en favor de Xbox One y Nintendo Switch. Pero hay que tener en cuenta que Xbox One ahora mismo tiene la mitad de consolas vendidas en el mundo y que Switch no recibe todos los juegos multiplataforma, por lo que parece contraproducente actuar contra los usuarios de Playstation 4 desde el punto de vista del desarrollador.

Convencer a Sony tampoco parece posible, ya que según Phil Spencer las conversaciones se encuentran ahora mismo en un punto muerto y no avanzan. Algo que nos devuelve a uno de los puntos anteriores, ya que Sony no tiene nada a ganar con esta característica.

En resumen, creo que el crossplay es algo muy positivo para el gaming, pero las constantes limitaciones de los actores están haciendo muy difícil dar este paso. En el futuro esperamos ver más títulos con esta posibilidad, ya que posiblemente la cantidad y popularidad de estos pueda hacer fuerza para tumbar está última frontera para el gaming.

Por supuesto me gustaría conocer la opinión de vosotros sobre este tema, ¿soy pro o anti crossplay? ¿os gustaría verla en más juegos?