Mariano Rajoy, actual presidente de España, ha presentado hoy el plan de su gobierno 300×100, el cual pretende llevar las conexiones a internet de fibra óptica al 100% de los hogares hasta el año 2021 con una inversión de 525 millones de euros. El ambicioso plan pretende llevar hasta absolutamente todos los núcleos de población la red de fibra óptica, permitiendo conexiones de 300Mbps accesibles para cualquier ciudadano que quiera contratar con los operadores habituales.
Como dato relevante, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital citaba que se había alcanzado una distribución de la red de fibra óptica al 76,1% de la población española en junio de 2017, con velocidades de hasta 100Mbps como objetivo mínimo. Según el presidente, las mejora de la red es esencial para la revolución digital, ya que sin ellas seria como industrializar sin acceso a la electricidad, mientras que también destacaba que el plan ofrece un desarrollo “cohesionado y equilibrado” sin hacer brechas entre aquellos ciudadanos que residen en los núcleos de población más pequeños.
Este plan sobre el papel debería proporcionar a aquellas zonas limitadas al acceso ADSL la posibilidad de acceder a redes de fibra óptica que mejorarán por mucho la calidad de las conexiones de esas zonas y evitarán los problemas ocasionados por la lejanía de los nodos.