Nacido en California y de 21 años, Ryan Hernandez, el hacker quien en su día filtró en las redes información confidencial de Nintendo acerca de Nintendo Switch antes de su lanzamiento, está siendo juzgado por haber robado los datos a la compañía japonesa en su sede de Estados Unidos.

Al parecer, Hernandez usó técnicas de phising con un complice (correos falsos para hackear a usuarios incautos) contra un empleado de Nintendo en 2016, lo cual le dio acceso a documentación confidencial de la compañía en Estados Unidos relacionada con Nintendo Switch. Ya entonces, en 2017, el FBI se presentó en su domicilio para lanzar una advertencia a el y a sus padres acerca de sus practicas de hackeo.

Ignorando las advertencias del FBI, Hernandez siguió con sus practicas en desde junio de 2018 hasta junio de 2019, colándose en varios servidores de Nintendo y compartiendo sus “hazañas” en Twitter, Discord y en un foro personal “Ryan’s Underground Hangout”, donde compartía secretos de la compañía y vulnerabilidades de la red de Nintendo. Como resultado, el FBI volvió a su domicilio para un registro y encontró miles de documentos confidenciales de Nintendo.

Durante sus hallazgos, el FBI también encontró pornografía infantil en los ordenadores de Hernandez, por lo que también fue acusado por posesión de dicho material.

Hernandez que está siendo acusado por ambos delitos, ya se ha declarado culpable de haber hackeado a Nintendo, aceptando un acuerdo de indemnización para la compañía de 259,323 dólares, aunque aun no se ha determinado la pena de cárcel por estos delitos. Sin embargo, por la posesión de pornografía infantil ya le esperan un mínimo de 20 años en prisión, por lo que el hackeo simplemente añadirá algunos años más a su pena final.

Comentarios