original
 
La nueva actualización que provoca los problemas es la 1.1 y también mejora el rendimiento y el sonido, que ahora ya no está comprimido en PC y Xbox One.
Por desgracia debido a los “crashseos” y congelamientos que suceden no podremos disfrutar de las mejoras introducidas hasta que Bethesda arregle los nuevos problemas que antes eran inexistentes.
Bethesda ya ha comunicado que está al tanto de los problemas y que lo solucionará lo más rápido posible.
Os seguiremos informando.