De nuevo durante el martes 27 de junio un nuevo ciberataque con ransomware ha vuelto a encender todas las alarmas después de atacar a grandes empresas de todo el mundo y organizaciones gubernamentales. Según la firma de antivirus rusa Kapersky el 60% del ataque se habría centrado en Ucrania, mientras que el 30% se centra en Rusia, a diferencia del famoso ciberataque de Wannacry, en esta ocasión (Siempre según Kapersky) se trata de un nuevo ransomware que recibe el nombre de NotPetya buscando diferenciarse y haciendo notar que se trata de un nuevo tipo de ransomware.
El objetivo del ataque es el habitual, obtener pagos en Bitcoin por valor de unos 300 dólares de las empresas afectadas a las cuales se les ha encriptado el equipo afectando al MBR del sistema impidiendo que este pueda funcionar correcta o recuperar la información con otros métodos. A mediados de esta tarde conocíamos que la cuenta dispuesta para los pagos habría recibido ya al menos pagos por algo más de tres Bitcoin, por lo que las cantidades pagadas superan los 7500 dólares.
Entre las empresas objetivo destacan la multinacional de transporte marítimo Moller Maersk, el Banco Central Ucraniano y la Farmaceutica MSD, mientras que en cuanto a organizaciones gubernamentales destacan el Metro de Kiev o la seguridad del incidente en Chernobyl, lo cual se habría visto comprometida dejando inutilizados los equipos que controlan la temperatura y los niveles de radiación dentro del nuevo sarcofago que se instalo recientemente para controlar el accidente nuclear de 1986.
Este nuevo ataque casualmente se produce después de que conociéramos hace unos días que se ha filtrado el código fuente de Windows 10 tras un ataque que ha filtrado 32GB de datos de Microsoft que no estaban disponibles al publico, aunque de momento no se han relacionado los hechos.

Comentarios