NVIDIA lanzaba recientemente sus nuevas RTX 2080 y RTX 2080 Ti con gran alboroto entre los jugadores de PC por sus nuevas tecnologías DLSS y Raytracing, pero cuando llegaron los primeros benchmarks muchos usuarios se han sentido decepcionados por lo poco que aportan en potencia los nuevos modelos frente a los modelos de la serie anterior, que además ahora podían conseguirse de forma mucho más económica.

Esto ha provocado que las GTX 1080 Ti vuelvan a ser muy populares entre los jugadores con un repunte en su demanda, lo cual ha terminado provocando que los precios se hayan incrementado significativamente desde el lanzamiento de las nuevas gráficas RTX. Aunque también podría deberse a que se rumorea desde hace algún tiempo que NVIDIA ya no está fabricando más GTX 1080 Ti y realmente estamos terminando el sobrestock producido para paliar la excesiva demanda de critpominería que finalmente se detuvo a mediados de 2018.

Sea como sea las opciones en gama alta o entusiasta para los gamers son difíciles con una NVIDIA dominante que fija precios al parecer de muchos excesivamente altos. Por lo que es bastante normal que otros modelos se hayan vuelto más populares por ser más accesibles y el mercado de segunda mano se haya vuelto muy atractivo por el gran numero de tarjetas que salen de las operaciones de minería.

Comentarios