Al parecer las acciones de Nintendo no atraviesan su mejor momento, puesto que la situación de continuo crecimiento que ha precedido la mayor parte del tiempo desde el lanzamiento de Nintendo Switch ha desembocado en una situación de estancamiento en los últimos tres meses.

Al parecer la nueva situación según apuntan algunos analistas en Wall Street se debe a la escasez de confianza en los inversores en el futuro de la consola, ya que la expectativa general de ventas de consolas parece haberse detenido en los últimos meses.

Las razones de esta bajada de expectativas es que el tirón inicial de juegos como TLOZ: Breath of the Wild, Mario Kart 8 Deluxe y Mario Odyssey habría comenzado a desinflarse frente a un catalogo que mejora muy despacio. La otra de las razones podría estar en la estrategia de Nintendo de no revelar títulos hasta casi su fecha de lanzamiento, ya que mientras otras compañías aprovechan el tirón del hype de títulos que aparecerán al año siguiente, Nintendo espera a hablar de ellos o mostrar contenido prácticamente hasta unos meses antes de su lanzamiento.

Por otro lado señalan que Nintendo está sometida a mucha presión en cuanto a ventas de hardware se refiere, ya que la producción ha vivido momentos en el que no se ha podido alcanzar la demanda de la consola y aún hoy en día en muchas tiendas de todo el mundo no es una consola de la que precisamente se pueda encontrar stocks voluminosos de la misma.

Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, Nintendo ahora mismo tampoco se encuentra cerca de sus valores pico de valor en el mercado de valores, puesto que ahora mismos sus acciones cotizan en los 37,540 Yen, mientras que su valor máximo fue de 71,200 Yen en épocas mejores.