Es muy común hablar en el mundillo de los videojuegos de generaciones de consolas, una forma rápida de identificar a que consolas compiten entre sí en los diferentes periodos, que además era un método simple ya que los fabricantes lanzaban sus consolas para competir con otras de la misma generación.

Algunos analistas como Mat Piscatella del grupo NPD creen que es el momento de abandonar las formas antiguas, ya que la existencia de consolas mejoradas en la misma generación como PlayStation 4 Pro y Xbox One X podrían suponer dificultades para calcular de forma veraz el fin de un ciclo de ventas de cualquier plataforma. Piscatella habla de que antes se producía una curva en las ventas que señalaba el fin de ciclo y que esta era muy fácil de predecir, pero con la llegada de los nuevos modelos y la respuesta en ventas a los mismos se ha hecho mucho más complicado predecir este ciclo y un mayor margen de error para las previsiones mientras que se usan los métodos tradicionales de medida.

Por eso el analista apuesta que es el momento de abandonar la normalización que supone el termino generación y buscar nuevos medios y procedimientos para analizar los nuevos factores. Ya que que hablar de ciclos de generaciones podría de dejar sentido si se sigue repitiendo la estrategia de lanzar modelos nuevos mejorados, que han provocado por ejemplo que las ventas de Xbox One aumentaran de forma imprevista.

Un tema que resulta muy importante con la nueva generación de consolas a la vuelta de la esquina, ya que por ahora el panorama pinta un escenario de una nueva Xbox que sería más potente pero retrocompatible con todas las anteriores generaciones. Más o menos una nueva “Xbox One” mucho más potente que Xbox One X que si pueda afrontar el 4K en los títulos que llegarán más adelante. Mientras que Sony parece que planea sacar una PlayStation 5 que si podría ser retrocompatible con los juegos de PlayStation 4, en una estrategia muy similar a la de Microsoft.

Por lo que se entiende que la nueva generación de consolas realmente podría llegar a ser una nueva hornada de consolas mejoradas y de hecho, ya hemos leído alguna especulación respecto a que las consolas de la actual generación podrían recibir los mismos títulos adaptados para ellas. Lo cual terminaría definitivamente con los saltos generacionales y dejaría un escenario en el que los desarrolladores tendrían que indicar con que plataformas son compatibles sus juegos dentro de la misma marca, algo que ya vimos en algunos juegos de 3DS que se marcaron como “Only for New 3DS”.