TrendFocus, compañía especializada en el análisis de mercado ha revelado en su Blog, concretamente en su último artículo, que el precio medio de las unidades SSD se ha incrementado ni más ni menos que un 36% en los últimos cuatro trimestres debido a la altísima demanda de estas unidades.
La propia TrendFocus avisa de que esta subida de precios ha venido para quedarse y que continuará durante este año y que las primeras bajadas como muy temprano sería a principios del año 2018. Esto debería poner algunos frenos a la tendencia de incluir almacenamiento SSD en las computadoras OEM y portátiles mainstream, ya que el aumento de precio de este tipo de almacenamiento traería los precios más allá de la corriente principal.
Asimismo, la proporción agresiva en la que los SSD estaban reemplazando a los discos duros como medios de almacenamiento disminuyó correspondientemente, aunque este movimiento sigue siendo fuerte y no es probable (ni debería) desaparecer completamente. La compañia también observa también que el aumento de precio está afectando más a las unidades M.2 y PCI-Express que a las tradicionales unidades basadas en SATA III 6Gbps.