Durante el día de ayer algunos jugadores de la versión Playstation 4 y Xbox One de Fortnite, el nuevo título de Epic Games, advertían de que el juego ofrecía la posibilidad de juego cruzado entre ambas plataformas. Una posibilidad que por lo general ha estado vetada por parte de Sony y que lleva generando polémica durante todo el 2017, ya que mientras que Nintendo y Microsoft parecen dar pasos hacia una nueva era de juego cruzado entre Switch, Xbox One y PC, Sony parece estar haciendo todo lo contrario poniendo la zancadilla a una característica muy esperada.
Al parecer esta aparición de juego cruzado en Fortnite, se debe a un error de Epic Games, al que algunos entre los que me incluyo ya no calificamos de error, si no de una manera de visibilizar que esto es posible y que el único responsable de impedirlo es la propia Sony. Después de todo un día de juegos entre amigos que por lo general no deberían haber podido jugar entre si entre ambas plataformas, Epic Games ha terminado retirando esta característica del juego mediante una actualización, publicando una excusa de que habían tenido un problema de “configuración”.
Sony ya se excuso durante este verano, en que sus jugadores firman un contrato con ellos para jugar dentro de un entorno controlado por Sony y que no pueden arriesgarse a exponer a sus jugadores, sobretodo aquellos de corta edad a un entorno sin controlar. Finalmente aludían a que el juego cruzado es un tema que tienen que pensar muy bien y que no puede liberarse a la ligera.
Por ahora, se cierra un nuevo capitulo del drama de Sony con el juego cruzado, con cada vez más jugadores que no entienden las limitaciones arbitrarias de la compañía, sobretodo cuando el resto de plataformas están permitiendo esta posibilidad, dando al oportunidad a jugadores con diferentes sistemas a jugar juntos o al menos compartir la base de jugadores de los juegos aumentando así el numero de jugadores online.