Hace unos días os contábamos como Gigabyte habría subido una BIOS “F5” a su placa base Aorus X370 K7 que estaba provocando subidas de voltaje cuando los usuarios seleccionaban el voltaje dinámico, el cual en la practica provocaba que los procesadores terminaran recibiendo voltajes superiores a 1.5V y incluso algunos usuarios en varios foros del mundo llegaron a hablar de que esto habría dañado a sus procesadores irreversiblemente o que incluso habían sido quemados.
Durante el fin de semana Gigabyte ha respondido rápido con una nueva versión BIOS F6 que soluciona este problema, tranquilizando tanto a los usuarios que ya tengan esta placa base o para aquellos que tuvieran en mente comprarla. Por lo que el problema finalmente queda solucionado y los Ryzen utilizados ya no corren ningún peligro.
Además, la nuevas BIOS F6 aumenta la compatibilidad con la memoria DDR4, por lo que se deberían de apreciar mejoras en el rendimiento.