Adam Mudd tenia 16 años cuando creo el software Titanium Stresser con el cual se habrían realizado ataques a Sony, Microsoft o al juego online Runescape. El joven se ha declarado culpable ante el Tribunal Central de Inglaterra de todos los cargos que se le imputaban, entre los que figuran 594 ataques DDOS contra 181 direcciones IP  entre 2013 y 2015, o el haber hackeado el sistema de su instituto, además de haber hackeado los servidores de otros colegios o institutos.
 

 
El juez Mike Topolski asegura que Adam Mudd sabia perfectamente que lo que hacia no era un juego y espera que la sentencia de dos años de cárcel sea disuasoria ante otros jóvenes que intenten hechos similares. Adam Mudd habría obtenido un total de 386.000 libras (454.000€) vendiendo su software a terceros lo que habría provocado otra serie de ataques más a diferentes objetivos.
Juegos como Runescape se vieron obligados a invertir seis millones de dólares en seguridad adicional, mientras que su propio instituto asegura haber gastado 2000 libras debido a los ataques del joven de 16 años.