Intel no cesa de desarrollar y presentar nuevas plataformas mientras esperamos la inminente salida de Kaby Lake-X y Skylake-X y la futura Coffee Lake. Esta vez se trata de Ice Lake, los nuevos procesadores de 10nm que sustituirán a Cannon Lake, cuya producción comenzará a finales de año.
De esta forma Ice Lake se convierte en la segunda generación de CPUs en 10nm de la compañía, siendo Cannon Lake los primeros. Básicamente los bloques de construcción del diseño se encuentran en las últimas etapas. Esto lleva a que en nada empezaría la producción física de las muestras iniciales de la oblea, seguida por la producción en masa.
 


La generación de Cannon Lake terminará como chips serie U y Y para portátiles y en la segunda mitad de 2018 entonces veríamos procesadores de escritorio basados ​​en Ice Lake 10nm. Estos procesadores se diferencian de Coffee Lake en que este último está basado aún en un nodo de 14nm aunque se rumorea que conseguirían hasta un 15% extra de IPC frente a sus antecesores Skylake y Kaby Lake.
Coffee Lake a su vez vendrá acompañado de un nuevo socket y un nuevo chipset (H370, Z370). También se conoce que Intel estaría trabajando en Gemini Lake, el sustituto de Apollo Lake en SoCs de bajo consumo y precio económico.