Comenzamos el lunes con el anuncio oficial por parte de Intel de sus procesadores de octava generación Intel Coffee Lake, que como sabréis por la cantidad de noticias publicadas de ellos, revolucionan el conteo de núcleos para la plataforma mainstream de Intel ofreciendo un nuevo procesador Core i7 tope de gama con seis núcleos y doce hilos basado en esta nueva arquitectura. Pero no todos los cambios llegan para la gama i7, ya que la gama i5 también pasa a tener seis núcleos físicos sin HyperThreading, por lo que quedan en seis hilos y la gama i3 ahora ofrece cuatro núcleos y cuatro hilos.
Claramente, vemos que por darle sentido a toda la línea de procesadores ha desparecido una versión de cuatro núcleos y ocho hilos, algo comprensible si tenemos en cuenta que los nuevos i5 podrían encontrarse con problemas ante estos procesadores que contarían con dos hilos adicionales, pero dos núcleos físicos menos. Una situación extraña sin duda.
El segundo dato interesante revelado, son los precios para todos los modelos, desacreditando los rumores que hablaban de un precio de más de 400 dólares para el nuevo Intel Core i7 8700K, que finalmente llegará con un precio recomendado de 359 dólares, seguido de la versión no-K por 303 dólares. El nuevo Intel Core i5 8600k se venderá por un precio recomendado de 257 dólares, mientras que el nuevo Intel Core i5 8400 lo hará por 182 dólares. Finalmente, el nuevo Core i3 8350K se pondrá a la venta por 168 dólares, mientras que el nuevo procesador de gama baja i3-8100 lo hará por 117 dólares.
 

 
Esta nueva línea de precios supone una clara ventaja sobre sus antecesores basados en arquitectura Kaby Lake, ya que la nueva línea i3 corresponde a los antiguos i5 pero ahora con mayor IPC, mientras que los nuevos i5 ahora ofrecen dos núcleos más por precios similares y la nueva gama i7 ofrece dos núcleos y cuatro hilos adicionales. Un claro ataque contra AMD Ryzen hecho un poco por prisas debido a la llegada de la nueva plataforma Z370, que llegará sin placas de gama baja o media hasta mediados de 2018, cuando llegarán junto al nuevo chipset Z390.
En cuanto a frecuencias, el nuevo Intel Core i7 8700K llega a 3.7 Ghz, llegando con Turbo Boost hasta los 4.7Ghz con un TDP de 95W, mientras que el nuevo Intel Core i5 8600K arranca desde los 3.6 Ghz llegando hasta los 4.3 Ghz y el nuevo Intel Core i3 8350K comienza con una frecuencia de 4Ghz, aunque no se ha desvelado sus frecuencias Turbo Boost. Todos ellos, cuentan con soporte nativo para memoria DDR4 a 2666 Mhz a excepción de los nuevos Core i3 que mantendrán DDR4-2400
 

 
En cuanto a la plataforma Z370, las novedades son mínimas, de hecho el nuevo chipset esta basado en el mismo Kaby Lake-PCH, por lo que vamos a encontrar placas nuevas Z370 que básicamente serán una nueva versión de las Z270, solamente que compatibles con los nuevos procesadores Coffee Lake, ya que no podremos instalar los nuevos procesadores en placas con chipsets serie 100 o serie 200, ni instalar procesadores Skylake o Kaby Lake en las nuevas placas Z370.
Finalmente Intel nos habla de que los nuevos procesadores de Octava Generación son mejores para overclocking (aunque luego diga que no lo recomienda) ofreciendo overclocking por núcleo, una entrega de energía al procesador mejorada y controles de latencia de memorias a tiempo real.
 

En OCKD tenemos muchas ganas de poner a prueba ya los nuevos procesadores Coffee Lake de Intel, sobretodo de poner frente a frente los nuevos Core i5 contra procesadores de cuatro núcleos y ocho hilos para ver hasta que punto pueden aportar mejor estos procesadores. ¿Vais a cambiar de plataforma nuestros lectores con Coffee Lake?

Comentarios