Intel confirma sus procesadores Shapphire Rapids en 2021, con DDR5 y PCIe 5.0 y detalla Alder Lake y Tiger Lake

0
50

En el evento de Intel Architecture Day 2020, han confirmado el lanzamiento de la plataforma Sapphire Rapids en 2021, un anuncio que nos deja descolocados, ya que Intel pretende dar el salto rápidamente en 2021 tanto a la memoria DDR5 como a los puertos PCIe 5.0.

Los nuevo procesadores Sapphire Rapids vendrán a suceder a Ice Lake en servidores, usando también el proceso de 10nm SuperFin mejorado en vez del de 10nm que aún distará de estar maduro en los primeros productos basados en el. Con estos nuevos procesadores, Intel podrá ofrecer memoria más rápida y el doble de ancho de banda que los productos basados en PCIe 4.0, mientras que piensa añadir también CXL 1.1 (Compute Express Link) para interconectar las CPU y GPU para reducir latencias, ya que con este añadido las GPU podrán acceder directamente a las caché de la CPU para acelerar las respuestas y a la memoria del sistema directamente.

En el terreno de equipos portátiles tendremos en 2021 a Alder Lake, la primera de las soluciones híbridas BIG.little de Intel que mezclará núcleos de alto rendimiento Golden Cove (sucesores de Tiger Lake) y núcleos Gracemont de bajo consumo. Alder Lake pretende asaltar el mercado de dispositivos móviles, ya que este formato híbrido debería aumentar por mucho la duración de la batería al utilizar los núcleos Gracemont durante el standby o las actividades que requieren pocos recursos.

Mientras que el lado de equipos sobremesa recibiremos muy pronto a los procesadores Tiger Lake, que serán los primeros en utilizar el nuevo proceso 10nm SuperFin con nuevos transistores mejorados bajo este nodo de fabricación. En el lado usuario Tiger Lake supondrá la llegada de los puertos PCIe 4.0 a la plataforma mainstream de Intel, acompañandose de otras novedades como USB 4.0 y Thunderbolt 4.

Tiger Lake también será la primera CPU en integrar las nuevas iGPU de arquitectura Xe, donde el máximo de Execution Units se ampliará hasta 96 aumentando la potencia significativamente y en la teoría poniendo en apuros a las soluciones APU de AMD que siguen trabajando con GPU basadas en la arquitectura Vega. La intención de Intel con sus nuevas iGPU Xe es desterrar a las GPU dedicadas de gama más baja, ofreciendo además soporte para HDMI 2.0, DisplayPort 1.4, refresco adaptativo y tasas de refresco de hasta 360Hz.

Los primeros procesadores y equipos basados en Tiger Lake los veremos a finales de 2020, la lucha por el mercado de CPU se pondrá más interesante en 2021 con todas las novedades que están por llegar. No olvidemos tampoco que Intel pretende poner a la venta sus GPU Xe dedicadas en 2021, por lo que la competencia en este mercado también va a recibir movimientos.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.