Intel ha lanzado hoy su nueva linea de procesadores Xeon para servidores o como ellos la han llamado “Xeon Scalable Processor Series” que incluye procesadores separados en cuatro gamas diferentes como Bronze, Silver, Gold y Platinum, donde por lo general solo los procesadores Platinum tendrán acceso a las plataformas octa-socket, la Gold a las quad-socket, para finalmente quedar la Silver y Bronze para plataformas de doble socket. Según Intel esta nueva serie ofrecerá un 65% más de rendimiento que su generación anterior, entendemos que el mayor conteo de núcleos junto a la nueva arquitectura que permite mayores frecuencias son la principal razón de estos números de Intel.
La lista de procesadores lanzados es bastante larga ofreciendo diversas opciones en cuanto a frecuencias y consumo, de nuevo se nos presentan separados por su eficiencia energética en cuatro lineas diferentes:
 

 
La pieza top de esta nueva gama es el nuevo Xeon 8180M Platinum, que cuenta con 28 núcleos y 56 hilos a 2,5Ghz junto a 38.5MB de cache L3 por un precio de 13.000 dólares, procesador que como deciamos podrá ser equipado en plataformas octa-socket aportando un total de 224 núcleos y 448 hilos. Eso si, con un TDP de 205W por cada uno de estos procesadores. En esta gama tendremos procesadores de 4 núcleos hasta los 28 núcleos del procesador TOP, cada una con precios acordes a sus núcleos y frecuencias.
 

 
 
Todos estos procesadores funcionan bajo el nuevo socket LGA 3647 de 3647 pines, por lo que su tamaño también ha aumentado considerablemente respecto a los procesadores de la generación anterior, prácticamente doblando en tamaño a sus predecesores. Finalmente os dejamos con algunas de las nuevas características que detalla Intel:
Inteligencia Artificial: Proporciona una formación e inferencia de aprendizaje profundo más alta de 2.2x en comparación con la generación anterior y 113 veces mejoras de rendimiento de aprendizaje en comparación con un sistema de servidor no optimizado de 3 años cuando se combina con optimizaciones de software que aceleran la entrega de servicios alimentados por IA.
Redes: Proporciona hasta 2,5 veces mayor velocidad de reenvío IPSec para aplicaciones de red clave en comparación con la generación anterior cuando se utiliza Intel QuickAssist y DPDK aumentando el valor derivado de la transformación de red.
Virtualización: Opera hasta un estimado de 4,2 veces más máquinas virtuales (VMs) frente a un sistema de 4 años para un rápido despliegue de servicios, utilización del servidor, menores costos de energía y eficiencia espacial que estimulan la modernización de los centros de datos empresariales.
Computación de Alto Rendimiento: Proporciona hasta 2x FLOPs / mejora de reloj con Intel AVX-512, así como puertos integrados Intel Omni-Path Architecture, ofreciendo una mejor capacidad de computación, flexibilidad de E / S y ancho de banda de memoria para acelerar el descubrimiento y la innovación.
Almacenamiento: procesa hasta 5 veces más IOPS mientras reduce la latencia hasta en un 70 por ciento frente a los SSD NVMe listos cuando se combina con SSD Intel Optane y el Kit de Desarrollo de Desempeño de Almacenamiento (SPDK), haciendo que los datos sean más accesibles para análisis avanzados.
Rendimiento: Los procesadores Intel Xeon Scalable ofrecen un aumento de rendimiento total de hasta 1.65x en comparación con la generación anterior y hasta 5 cargas de trabajo de almacén OLTP frente a la actual, acelerando las cargas de trabajo de hoy en día, incluyendo modelado y simulación, aprendizaje de máquina, HPC y Creación de contenido digital. Estas ganancias significativas de rendimiento se activan a través de nuevas características como Intel Advanced Vector Extensions 512 (Intel AVX-512), que aumentan el rendimiento de las tareas de computación intensiva, una nueva arquitectura de malla Intel para reducir la latencia del sistema, Intel QuickAssist Technology para la aceleración de hardware de criptografía y Las operaciones de compresión de datos y el tejido integrado de alta velocidad con Intel Omni-Path Architecture para un despliegue rentable de clústeres HPC.
Escalabilidad: Los procesadores Intel Xeon Scalable ofrecen hasta 28 núcleos y hasta 6 terabytes de memoria de sistema (sistemas de 4 zócalos), y escalan para soportar 2 zócalos A través de sistemas de 8 zócalos y más allá, alimentando las cargas de trabajo de nivel de entrada a las aplicaciones más críticas.
Agilidad: El rendimiento de computación, red y almacenamiento y las optimizaciones de ecosistemas de software de los procesadores Intel Xeon Scalable lo hacen ideal para los centros de datos TCO (coste total de propiedad) definidos por software, que alimentan dinámicamente los recursos de autoprovisión, a través de la red , Y en la nube – en función de las necesidades de carga de trabajo.
Seguridad sin compromisos: La protección de datos a través del cifrado completo ha llevado una considerable sobrecarga de rendimiento. La aplicación ahora puede ejecutarse con menos de un 1 por ciento de sobrecarga con el cifrado de datos en reposo activado. El nuevo procesador Intel Xeon Scalable también ofrece una mejora de rendimiento de 3.1x. Generación-sobre-generación en rendimiento de criptografía. Intel ha ampliado las funciones de seguridad del procesador con la tecnología de protección de claves de Intel que ofrece protección mejorada a los ataques de clave de seguridad. Además, Intel Xeon Scalable está diseñado para proteger la plataforma con nuevos avances en la raíz de hardware de confianza.

Comentarios