Intel prepara sus gráficas gaming para 2021 con Ray Tracing

0
18

El año 2021 va a ser un año importante para el mercado de ordenadores de sobremesa, ya que después de varias décadas volveremos a tener un tercer competidor en el mercado de GPU gaming, que evidentemente es Intel. Gracias a la arquitectura Xe-HPG, Intel entrará al mercado gaming de tarjetas gráficas dedicadas con un modelo que incorporará aceleración de Ray Tracing por hardware, lo que la equiparará a NVIDIA que actualmente es la única marca que lo incorpora en su gama RTX a la espera de que AMD haga lo mismo este año con su arquitectura RDNA 2.

Por ahora poco se sabe de esta arquitectura más allá de que equipará memoria GDDR6 y que se trata de una apuesta de todo o nada por parte de Intel, ya que su nuevo proyecto de entrada al sector de gráficos consume un gran cantidad de recursos económicos a la compañia y de salir mal ya corren rumores de que Intel saldría de este mercado apenas un año después en 2022.

Si nos basamos en que el diseño de la arquitectura Xe-HPG se asemejará de alguna manera a la versión profesional de la misma Xe-HP, encontraríamos un diseño escalable de grupos de 512 EU (Execution Units), con 1, 2 y 4 grupos como modelos comerciales, alcanzando el mayor de ellos 1024 EU. El rendimiento filtrado de estas GPU sería de 10.6 TFLOPs para el modelo con un grupo de EU, 21.2 TFLOPs para el de dos y de 42.3 TFLOPs para el de cuatro, las cuales se habrían probado a 1,3Ghz y se habrían fabricado bajo un nodo de 10nm.

Los resultados son muy prometedores para las GPU de Intel e interesantes en cuanto a computo bruto, si se plasma una buena optimización vía drivers posiblemente veamos una buena competencia entre los actuales fabricantes que se reparten el pastel del mercado de las GPU e incluso si llega a comercializarse el modelo más potente con 2048 EU estaríamos ante la GPU más potente del mercado en la teoría, aunque lo creemos poco probable, ya que el consumo esperado para este modelo ronda entre los 400W y los 500W, mientras que el modelo de 1024 EU ronda unos más aceptables 300W y el modelo de 512 EU baja hasta unos más normales 150W.

Por ahora lo más cerca que estamos de los nuevos gráficos Xe de Intel es como GPU integrada en los nuevos procesadores Intel Tiger Lake, los cuales ya han demostrado un gran salto de rendimiento frente anteriores generaciones.

Eloy Puigcerver
Apasionado de los videojuegos, el hardware y el entretenimiento audiovisual, mi propia trifuerza que trato de plasmar cada día en Gamerbits.