Intel ha comenzado la semana con el anuncio de nuevos procesadores Xeon para servidores de arquitectura Cascade Lake, un anuncio que que trae consigo la novedad dos hechos importantes. El primero, es que Intel consigue un máximo de 48 núcleos por procesador y el segundo que es la compañía azul se pasa a la estructura multi-die en su gama Xeon.

Los nuevos Cascade Lake obviamente suben notablemente el rendimiento de los servidores debido al mayor numero de núcleos, ya que los 48 núcleos y 96 hilos disponibles aportarán una potencia mucho mayor a los servidores basados en esta plataforma junto a una reducción de espacio considerable. Intel muestra en su diapositiva un ejemplo de un servidor de doble socket con dos de estos monstruos, que por cierto, también amplían el soporte de la memoria DDR4 a hasta 12 canales, lo cual supone un récord en cuanto a ancho de banda y memoria instalada, superando a AMD que ofrece ocho canales de memoria en su producto EPYC.

No obstante, Intel ha seguido los pasos de AMD con el diseño de su nuevo procesador, ya que ha optado por un diseño de varios die interconectados para su nuevo modelo. Un hecho bastante irónico, puesto que con el lanzamiento de EPYC de AMD, fue la propia Intel quien criticó a la compañía rival por ofrecer procesadores “pegados con cola” en referencia a este tipo de diseño.

Intel por ahora no ha ofrecido detalles sobre el diseño de esta nueva arquitectura, pero se hace más que evidente que los problemas de saltar al nodo de 10nm y el hecho de que para conseguir más núcleos con procesadores monolíticos el die cada vez era más grande, ha tenido mucho que ver con esta nueva arquitectura. Ya que fabricando a 14nm++ y optando por dies más pequeños se logra una mayor producción de numero de chips que además no tienen tasas tan altas de fallos, una principal diferencia que al final tiene terribles consecuencias en los precios finales, haciendo que Intel compitiera con precios muchísimo más altos.

Sin embargo, Intel todavía tiene mucho trabajo por delante, ya que AMD se prepara para lanzar sus nuevos procesadores EPYC 2 con configuraciones de hasta 64 núcleos y con una arquitectura revisada que acabará con el problema de las latencias entre die, al menos en la teoría.

Comentarios